¿Cómo imagina Macri una interna presidencial de Juntos? - Política y Medios
17/01/2022 - Edición Nº5099

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

¿Cómo imagina Macri una interna presidencial de Juntos?

Todavía molesto por su independencia en el armado de listas de la Ciudad y la provincia, Macri no quiere que Larreta se corte solo como candidato presidencial y lo eclipse para siempre.

Por: J.Nye

 

“Muchos quieren ser papa, pero van a tener que competir”, se despachó Mauricio Macri durante una reunión de la fundación Pensar en Córdoba, tal vez la provincia en la que más cómodo se sienta el PRO.

El mensaje fue para el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, el primer anotado en 2023 y con encuestas que le garantizan un triunfo contra el peronista que se le ponga enfrente.

Pero Larreta no está sólo: Patricia Bullrich también tiene aspiraciones presidenciales y los radicales no se achican, aunque puertas adentro hay mesura.

“No es tan fácil armar listas en cada rincón del país y juntar fondos para recorrer y fiscalizar”, reconocen los más experimentados.   

Por si acaso, el presidente del Comité nacional, Alfredo Cornejo, pide una ley para que los derrotados de las primarias se cuelguen de la fórmula presidencial.

Se imagina compitiendo con Larreta, pero no puede detener el avance de Facundo Manes, convencido de que será el radical con mejor imagen.

¿Cornejo está pensando en fórmulas cruzadas para acoplarse a Bullrich, su aliada en interna de Juntos? Nadie podría descartarlo. El discurso antimacristas del neurólogo le queda bien lejos al mendocino, pero le sirvió para robarle votos al Gobierno en el conurbano.

Todavía molesto por su independencia en el armado de listas de la Ciudad y la provincia, Macri no quiere que Larreta se corte solo como candidato presidencial y lo eclipse para siempre.

Se apoya en encuestas que le asignan una imagen cercana a los 40 puntos y un rechazo del resto, suficiente para molestar al jefe de Gobierno con sus apariciones.

Tan decidido está a estorbarlo, que en el último tramo de la campaña electoral Macri organizó recorridas por todo el país con un pedido expreso de no chocarse con su sucesor en la Ciudad.

Los dirigentes locales quedaron obligados a duplicar logística, una complicación que tendrán por mucho tiempo y varios ya no soportan.

La tensión entre Macri y Larreta tiene también un campo discursivo, reflejado en el fallido intento de Bullrich por quedarse con la presidencia del PRO en Diputados.

Cristian Ritondo logró retener su silla, pero escuchó una advertencia: la veintena de macristas duros no quieren dialogar con Sergio Massa y Máximo Kirchner. Por ningún tema.

Si se ponen amistosos, anticiparán la interna presidencial que se avecina, cuyo derivado principal son las por ahora inciertas candidaturas de la provincia y la Ciudad de Buenos Aires.

Diego Santilli es elegido de Larreta y ya sondea un acuerdo con Chyntia Hotton y José Luis Espert para potenciarse. Pero Ritondo no se rinde y está dispuesto a recorrer cada pueblo con Vidal.

Si algo no aceptará Macri es cederle la Ciudad a la UCR, como pareciera insinuar Larreta con su acuerdo con Martín Lousteau, que camina con más firmeza que cualquier vínculo con su partido. Si hasta recorrieron el país juntos.

El expresidente prefiere a María Eugenia Vidal o a cualquiera de sus alfiles, pero como no tiene a ninguno que mida bien amenaza con su alianza con Javier Milei, el liberal que orilló los 20 puntos en las generales y será decisivo en el recambio de la Ciudad. Las cartas están echadas. Y el camino es largo. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias