El ojo parlamentario: el clima post electoral y un nuevo escenario legislativo - Política y Medios
03/12/2021 - Edición Nº5054

CONGRESO

El ojo parlamentario: el clima post electoral y un nuevo escenario legislativo

El FDT continuará con la primera minoría en Diputados y controlará la agenda. Un espacio federal se potencia como árbitro del Congreso y asila a Juntos. Milei no sabe dónde podrá hablar. Vuelve la temporada de lobbys, esta vez con éxito.

[Massa y su algarabía]

La Cámara de Diputados tendrá en diciembre la misma composición que en estos dos años, casi como si no hubiera habido elecciones, con el Frente de Todos como primera minoría y Juntos detrás. Sólo aumentaron fuerzas intransigentes, con izquierdistas y liberales. Y los partidos provinciales seguirán como árbitros.  

Así las cosas, Sergio Massa podrá hacer uso del reglamento para quedarse con mayoría en las comisiones y al menos taponar una agenda hostil que podía dominar la opinión pública si el resultado electoral para el gobierno era peor.

Casi como provocación, o tal vez como festejo, el presidente de la cámara baja le pidió a Alberto Fernández prorrogar hasta el 31 de diciembre las sesiones ordinarias. Es una medida inédita porque permite que si la oposición quiere, llame a una sesión especial para hacerse escuchar.

Claro que no haría más que mostrar su condición de minoría, una situación en la que no se imaginaba después de las primarias y no tendrá intenciones en exhibir. 

[Espacio federal, se llama] 

En los albores del kirchnerismo los partidos provinciales quedaron desdibujados, convertidos en aliados permanentes y parte de un clima de época.

Neuquinos y misioneros fueron catalogados de socios permanentes y no se registra una votación adversa en tiempos de Cristina. Hasta el ex gobernador Jorge Sobisch, viejo enemigo de Néstor Kirchner, tuvo que alejarse del Movimiento Popular Neuquino (MPN) para mantener la convivencia en paz.

Con Alberto Fernández como presidente la situación es similar, pero con un oficialismo más débil los partidos provinciales valen más y así lo hacen sentir. Sobre todo, si sólo se llega al quórum con ellos.

A Misiones se sumó Río Negro, partido provincial con dos diputados y un senador, y el MPN se mantiene firme con una banca en la Cámara baja. Los 7 no alcanzan para una mayoría, pero la completan si el oficialismo consigue otros aliados.

En el Senado, Río Negro y Misiones sí alcanzan para tocar la campana con el Frente de Todos. Evaluarán si ayudan ley por ley. Pero negociarán en la Casa Rosada.

El diputado electo por Juntos Somos Río Negro, Agustín Domingo.

 [Lobbys por envases]

Las empresas multinacionales de bebidas no pudieron frenar la ley de etiquetado frontal, pero harán el intento de cajonear la de envases, un proyecto que les obligaría a pagar una tasa del 3% por cada recipiente que no puedan reciclar.

Los lobbystas de las multinacionales más conocidas recorrieron los pasillos del Congreso y lograron que los diputados de Juntos votaran en contra, por considerar que la tasa es un impuesto que atenta contra la producción y el empleo.

Los ejecutivos consiguieron el respaldo que Juntos no le dio con la ley de etiquetado, sancionado con el voto de la mayoría de oficialistas y opositores.

Pero esta vez los lograron arrear, pese a que, según el proyecto enviado por el Ejecutivo, la tasa sólo aplicará si no logran reciclar sus envases.

El presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, presentó el proyecto de Ley de Envases junto a Juan Cabandié.

[¿Qué le espera a Milei?] 

El economista Javier Milei no sabe que le espera cuando ocupe su despacho. Al quedar en un bloque minúsculo y aliado a otra minoría, como es Juntos, el reglamento permite que no pise ninguna reunión de comisión y sólo pueda gritar en el recinto.

Esto es así porque se reparten los casilleros de las comisiones según la composición de la Cámara por sistema D’hont, que si bien favorece a las minorías las deja sin nada cuando hay dos frentes que dominan casi la totalidad de las bancas.

Por lo tanto, si el presidente de la Cámara se ajusta al reglamento, los liberales y la izquierda sólo tendrán los lugares en las comisiones que alguno de los bloques grandes le ceda.

No hubiera sido lo mismo si la suma de Juntos y el liberalismo alcanzaba una mayoría capaz de elegir autoridades de la Cámara. Estuvo cerca de ocurrir. Pero no pasó.

Javier Milei durante la celebración de la performance de La Libertad Avanza en la Ciudad de Buenos Aires.

[¿Se dobla y no se rompe?]

La elección legislativa fue mejor a lo esperado para el Gobierno y la ruptura del oficialismo en el Senado, que parecía un hecho hasta poco antes de votar, al menos entró en un impasse.

La empujaban los gobernadores Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Sergio Uñac (San Juan), con expectativas de armar un bloque de 5 o 6 miembros, aislar a Cristina Kirchner y responder a demandas de Alberto Fernández.

Pero el presidente entendió que ese plan lo debilita, les pidió no sacar los pies del plato y en tal caso marcar su posición si en alguna oportunidad la vice y sus aliados le esconden algún proyecto.

El primer tema controvertido es el acuerdo con el FMI, que Alberto quiere aprobado en diciembre y Cristina mira con desconfianza. Si lo rechaza, tendrá una voz crítica en su bloque. Por ahora, será un debate interno. No más que eso.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Más Noticias