Las cinco incógnitas de Juntos después de las elecciones - Política y Medios
03/12/2021 - Edición Nº5054

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

Las cinco incógnitas de Juntos después de las elecciones

Si el frente opositor repite resultados similares de las primarias podrá festejar, pero tendrá un largo camino para llegar a 2023 con chaces de ser Gobierno. Las claves.

Por: J.Nye

 

[¿Larreta es el único candidato del PRO?]

Horacio Rodríguez Larreta dice que quiere ser presidente, recorre el país, mide bien, ningún dirigente del PRO se anima a hablar mal de él, pero no tiene el camino allanado en su partido. Extraño, pero propio de los tiempos que se avecinan, con dos frentes electorales consolidades hacia afuera y ruidosos por dentro.

Mauricio Macri no le perdona que lo haya ignorado en las definiciones electorales y no descarta volver a pelear por la presidencia, o al menos decirlo para molestar. Las encuestas le dan una imagen positiva en alza, pero con mucho más de la mitad de los argentinos que lo desprecian.

Si no es él, puede ser Patricia Bullrich, también con pretensiones manifiestas, y así Larreta tendrá que remar para consolidar en la política lo que de él dicen las encuestas. Tiene otro problema: Diego Santilli es tal vez la única figura de su círculo que el resto de la dirigencia respeta. El resto son voluntaristas new age que espantan.

¿Y María Eugenia Vidal? Nadie sabe cómo quedará después de una elección que será la esperada, con una caída real del PRO por el ascenso liberal. Hasta junio blanqueaba aspiraciones presidenciales a sus amigos. No lo repitió más.

[Milei si o Milei no]

El acto de la campaña de Juntos en la Ciudad tuvo un incidente: militantes de la Coalición Cívica y de la UCR interrumpieron a Patricia Bullrich al grito de “Con Milei no se habla”, una queja por su vínculo y el de Macri con el economista.

Mientras compartía escenario con Martín Lousteau, la presidenta del PRO masculló bronca y ordenó una dura reprimenda a su granja de trolls en las redes sociales. Pragmática, puertas adentra explica que con el economista afuera en 2023 se pueden quedar sin nada. Así de simple.

Pero no será fácil que Milei sea bienvenido al frente por Larreta, la UCR y la Coalición Cívica, porque los ha despreciado tanto o más que al kirchnerismo. En el interior del país tampoco hay ganas de ver crecer a jóvenes libertarios, por ahora agazapados a la espera de un sello. Debería abundar en gestos que no acostumbra.

Lo cierto es que si se aproxima a 15 puntos en la Ciudad el ahora jefe de Gobierno no podrá ignorar que tal vez sea capaz de complicar la definición de un sucesor. ¿Dónde irían los votos del kirchnerismo en un ballotage? En 2015 fueron todos para Lousteau, porque enfrentaba al PRO.

[¿Quién manda en la UCR?]

Alfredo Cornejo abandona en diciembre la presidencia de la UCR y la deja para que se la diriman Gerardo Morales y Lousteau a los gritos e insultos, que es como se comunican.

El jefe de los diputados Mario Negri, golpeado por la derrota en las primarias de Córdoba, sigue hablando cada semana con Horacio Rodríguez Larreta, con la expectativa de ser su compañero de fórmula.

Pero, además, está Facundo Manes, a quien la dirigencia ignora porque perdió la interna con Diego Santilli, pero lejos está de salir de la carrera presidencial. Con su cosecha de votos en la provincia y su buena imagen nacional no será fácil correrlo.

El esfuerzo de Santilli por sumarlo a la campaña de la provincia no hizo más que darle un valor superlativo para 2023. ¿Alguien de Juntos podrá decir que puede caminar la provincia sin Manes?

Por si fuera poco, sumó dos principios que molestan: Larreta es un par y Macri fracasó. Lo entusiasma comprobar que mucha gente que lo votó detesta al expresidente y puede acompañarlo en 2023. En eso es diferente.

Por si faltaba algo: Cornejo no se rinde y sigue con ganas de jugar, al menos para ser parte de una fórmula. Su próxima apuesta es impulsar una ley para que el ganador de una primaria pueda elegir a su compañero de fórmula.

[¿Y la provincia?]

Un triunfo de Santilli invita a pensar que tiene el camino allanado para ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, pero puede ser una trampa electoral.

El futuro diputado no es un entusiasta de viajar seguido a La Plata, un sueño que persigue Cristian Ritondo, quien se hizo corear el grito de gobernador en un acto con Vidal en Tigre.

Hay que ver si a Larreta le convence mostrar un paso al costado de su vicejefe, o lo hace jugar a la fuerza. Pero es cierto que nunca fue un entusiasta de las caminatas por el conurbano.

Los radicales tienen a Manes, pero quiere ser presidente. El presidente del Comité UCR Maximiliano Abad, artífice de la llegada del neurólogo a la política, no podrá dejar a su sello sin candidato. Y Emilio Monzó, que acompañó a Manes, no se baja. Quiere jugar.

[El futuro de la Coalición Cívica]

Elisa Carrió sigue recluida en su casa de Exaltación de la Cruz, sólo a veces viaja a Buenos Aires, pero si lo cree necesario levanta el teléfono y habla con Macri, Rodríguez Larreta o el radical Negri. Son sus principales interlocutores.

Pero su incidencia en los cierres de listas es cada vez menor, como también su llegada a la gente. Y, por lo tanto, su entorno empezó a preocuparse y la presiona más de la cuenta.

El diputado Maxi Ferraro le salió al cruce a Milei sin consultarla, después de escucharlo comparar la Coalición Cívica al kirchnerismo. Necesitaba contener a una mini tropa que empezaba a sentirse indefensa.

Nadie sabe cuanto ruedo le queda a Lilita y, sobre todo, si es capaz de mantener una marca que permite tener voz y voto en la mesa de decisiones. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias