Ministros y funcionarios kirchneristas pusieron a disposición sus renuncias en Nación - Política y Medios
30/11/2021 - Edición Nº5051

EFECTO DOMINÓ

Ministros y funcionarios kirchneristas pusieron a disposición sus renuncias en Nación

La jornada electoral del domingo continúa dejando efectos colaterales y, tras días de suspicacias, funcionarios de primera línea nacional dejaron su cargo en manos del presidente.

La contundente derrota electoral del Frente de Todos parece arrojar sus consecuencias inmediatas con cierto delay, y tres días después del reconocimiento y la aseveración de haber captado el mensaje de las urnas, varios ministros y funcionarios nacionales de jerarquía pusieron su renuncia a disposición de Alberto Fernández.

El ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro; el de Justicia, Martín Soria, y el de Ciencia, Tecnología e Innovación; Roberto Salvarezza,  fueron los primeros titulares de cartera que pusieron su cargo en manos del criterio presidencial.

En las horas posteriores, se sumó el ministro de Ambiente, Juan Cabandie, el de Cultura, Tristán Bauer; el de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; el de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el viceministro de Justicia, Martín Mena

En tanto, también hicieron lo propio la directora ejecutiva del PAMI; Luana Volnovich, la titular de la ANSES, Fernanda Raverta; la del INADI, Victoria Donda; el de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español.

No deja de llamar la atención la filiación mayoritariamente kirchnerista de los funcionarios que tomaron la iniciativa.

La noticia llegó luego de un mensaje contundente del Gabinete de ministros de la provincia de Buenos Aires, que esta mañana le había presentado la renuncia en bloque a Axel Kicillof.

La encargada de acercar este gesto político al gobernador y explicarlo ante los medios fue la ministra de Gobierno, María Teresa García, quien había sostenido que “es lo que corresponde”, luego del estrepitoso fracaso en las urnas.

Lo cierto es que el duro revés del domingo, donde el oficialismo perdió en casi todas las provincias del país, puso de relieve nuevamente las desavenencias existentes hacia el interior del Frente de Todos.

Cristina Fernández de Kirchner, que en estos casi dos años de Gobierno tomó el protagonismo en ocasiones que pueden contarse con los dedos de una mano, ya había advertido de “funcionarios que no funcionan” desde mucho antes de la campaña electoral

El pasado 27 de octubre, en una carta abierta que tuvo como motivo el 10° aniversario de la muerte de Néstor Kirchner y el primero desde la victoria del Frente de la actual gestión sobre Cambiemos; la vicepresidenta había deslizado en su análisis social, político y económico, que el cargo de primera línea le quedaba grande a parte del entorno del presidente.

Algo más incisiva fue en un acto del partido en La Plata a fines del año pasado, donde sentenció: “Todos aquellos que tengan miedo o que no se animan a defender definitivamente los intereses del pueblo, por favor, hay otras ocupaciones además de ser ministro, ministra, legislador o legisladora. Vayan a buscar otro laburo”.

Las fricciones volvieron a tener un capítulo realmente inusual entre fines de abril y principios de mayo, cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, le pidió la renuncia al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo; hombre del Instituto Patria y cercano a Cristina Fernández.

Finalmente la renuncia nunca se dio, en una clara demostración de que el poder relativo que exhibe la ex presidenta al interior del frente gobernante no guarda correlación con sus puntuales expresiones públicas. Algo que parece, más bien, una decisión estratégica.

Más aún, a mediados de julio, Basualdo designó a Valeria Martofel y Alberto Reynaud -dos colaboradores cercanos- en sectores clave del Ente Regulador de la Electricidad (ENRE).

La primera, en la jefatura del Área de Análisis Regulatorio y Estudios Especiales. El segundo, como director del Área de Auditoría Económica Financiera y Revisión Tarifaria, en reemplazo de un funcionario designado durante el macrismo.

De estos chispazos, que parecían haber sido superados con el pasar de los meses, se reavivó un fuego tras el cachetazo propinado en las urnas.

No pocos analistas evaluaron un voto castigo con el bolsillo como motivador, sino exclusivo, central; y algunos cañones apuntaron contra Guzmán. Desde el kirchnerismo le vienen cuestionando que, de tanto ocuparse de la macroeconomía, se olvida de la micro: de la economía del ciudadano de a pie.

Esta fue la esencia del mensaje expuesto por el presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, durante un acto reciente en Bahía Blanca.

Santiago Cafiero fue otro de los ministros que estuvo bajo la mira en las últimas horas. Un funcionario del entorno directo de Alberto Fernández cuya idoneidad ha sido puesta en duda desde algunos sectores del oficialismo más allá de los climas de época de los diferentes trayectos que atravesó el Gobierno desde su asunción.

Sin embargo, desde Olivos sostuvieron con firmeza tajante que el jefe de Gabinete es intocable en el criterio del presidente, al igual que el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que opera como guía económico de Fernández.

Por lo pronto, las próximas horas serán cruciales para un Gobierno que todavía trastabilla y busca afirmarse, errático, tras el inesperado resultado en las PASO.

La puesta a disposición de las renuncias -y la posibilidad de concertar qué cambios realizar en la alta administración nacional- llega horas después de haber trazado como objetivo de corto plazo revertir el resultado electoral en noviembre. Meta que requiere, como base, exhibir una cierta solidez. Por ello, urge la necesidad de resolver con celeridad esta crisis interna.

Sin embargo, ni la salida ni la entrada de ministros, directores ejecutivos y funcionarios parece una decisión a tomar a las apuradas; ni tampoco resulta probable que ocurra sin disputas internas. En el medio, el electorado; que no querrá ver una clase política peleando demasiado por el corte ideológico de quienes conforman el Gabinete en medio de una situación económica compleja y tras el famoso 'mensaje' enviado en las primarias.

La situación requiere de una cintura hasta ahora no ostentada por el oficialismo, pero que debe salir a la luz si pretenden un rápido despegue de las PASO.

Por mencionar un ejemplo, mientras el Gobierno debería estar destacando el menor índice de inflación mensual en mucho tiempo, una hecatombe interna eclipsa por completo las buenas noticias; una situación que se ha tornado una constante en la actual administración y no puede ser atribuida exclusivamente al periodismo de trinchera.

En ese marco, las próximas horas serán cruciales para que el albertismo, el kirchnerismo y el massismo encuentren una salida rápida y conveniente a todas las partes, y el Frente de Todos comience a dar vuelta la página de lo que fue, en definitiva, una floja elección con escasa participación popular.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Más Noticias