A siete años del encuentro entre Estela de Carlotto y su nieto Ignacio: "Encontró la melodía de su propia historia" - Política y Medios
18/09/2021 - Edición Nº4978

VERDAD Y REPARACIÓN

A siete años del encuentro entre Estela de Carlotto y su nieto Ignacio: "Encontró la melodía de su propia historia"

Abuelas de Plaza de Mayo celebraron un nuevo aniversario del hallazgo del hijo de Laura Carlotto y Walmir Montoya. "¡Felices siete años de verdad, querido Pacho!", exclamaron en sus redes sociales.

En un clima de alegría y emoción, Abuelas de Plaza de Mayo celebraron en sus redes sociales los siete años de la restitución de la identidad de Ignacio Guido Montoya Carlotto, el nieto de Estela de Carlotto, quien conoció su verdadera historia el 5 de agosto de 2014, cuando un análisis de ADN le confirmó que era el hijo desaparecido de Laura Carlotto y Walmir Montoya.

"El 5 de agosto de 2014 se confirmó el hallazgo del nieto de la presidenta de Abuelas. La institución llegaba así a la restitución número 114 y esta vez le tocaba a Estela, la Abuela más visible del organismo", contaron desde le asociación en las redes sociales. Y reflexionaron: "El hecho se convirtió en símbolo de una lucha colectiva".

Así, recordaron como aquel día, en plena conmoción, Estela "debió improvisar una rueda de prensa para dar respuesta a la felicidad que recorría la Argentina y el mundo": "La restitución de su nieto fue la confirmación de la vigencia de esta lucha porque los nietos y nietas nacieron, están entre nosotros y los seguiremos buscando", explicaron.

Días después, rememoraron, el propio hijo de Laura y Walmir decidió brindar una conferencia. Allí, "Pacho”, que es músico y pianista y vivió toda su vida en Olavarría, contó que la decisión de acercarse a Abuelas fue a partir de la confesión de una allegada que le contó que no era hijo de quienes lo criaron. Habló así de la importancia de conocer la verdad y alentó a otrxs a que se saquen las dudas sobre su origen.

Luego de eso, Abuelas recibió récord de consultas durante semanas. Para "Pacho" fue un torbellino de emociones y experiencias que de a poco se fueron acomodando.

Con el correr de las semanas, conoció a las familias Carlotto y Montoya y pudo abrazar a su abuela sureña “Tenchi”, que partió en 2016. "Con paciencia y amor fue reconstruyendo lazos y desde la música, su lenguaje y su refugio, supo encontrar la melodía de su propia historia", contaron las Abuelas.

Y concluyeron: "¡Felices siete años de verdad, querido Pacho!"

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: