La semana del Gobierno: una foto que no fue, anuncios y la cuenta regresiva electoral - Política y Medios
28/07/2021 - Edición Nº4926

ENTRETELONES DE CASA ROSADA

La semana del Gobierno: una foto que no fue, anuncios y la cuenta regresiva electoral

Sin haber podido materializar un encuentro con la Selección Nacional luego de haber ganado la Copa América, en lo que fue la primera vez que el poder de turno y deportistas argentinos triunfadores no posan para una foto, Alberto Fernández arrancó la semana en modo campaña con anuncios sobre avances en el Programa Conectar-Igualdad.

Por: Juan Pablo Peralta - DESDE CASA ROSADA

 

Sin haber podido materializar un encuentro con la Selección Nacional luego de haber ganado la Copa América, en lo que fue la primera vez que el poder de turno y deportistas argentinos triunfadores no posan para una foto, Alberto Fernández arrancó la semana en modo campaña con anuncios sobre avances en el Programa Conectar-Igualdad. Lo hizo en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada junto a dos pilares de La Cámpora: la titular del PAMI, Luana Volnovich y el ministro del Interior, Wado de Pedro. Una postal dirigida a despejar dudas (razonables) con respecto a la relación entre el líder de esa agrupación, Máximo Kirchner, y el primer mandatario.

Ese lunes por la tarde, Fernández recibió en su despacho de la sede de Gobierno al ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens. Fue la última invitación que le cursara a su ahijado político para encabezar la lista de diputados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En el entorno del expresidente de San Lorenzo afirman que el hombre quiere evitar ser el Filmus del Frente de Todos, a pesar de que, como le hicieron saber, es el único (según las encuestas que maneja el oficialismo nacional) que podría traccionar más votos para sumar legisladores porteños.

Sin embargo, debido a su rechazo se optaría por el plan B; entronizar al radical de “Los Irrompibles”, Leandro Santoro. Un dirigente resistido por el PJ porteño, que lo acusa de “cortarse solo”, y que para los armadores frentistas está demasiado asociado al kirchnerismo duro por el votante capitalino.

Esa jornada iba a terminar con una entrevista radial que sellaría la tapa de los diarios del otro día. En ella, al ser consultado por la situación que atraviesa Cuba,  Fernández  aseguró no conocer la dimensión de lo que ocurre en la Isla. Otra vez, el núcleo áulico del jefe de Estado se agarró la cabeza pero prefirió seguir la lógica de la obsecuencia, esa que muchos funcionarios vinculados al Instituto Patria critican a diario.

Santiago Cafiero presentó el martes un programa federal de “Preinversión para el Desarrollo Económico y Social”. La consigna oficial empezó a girar en torno a salir a bancar la gestión presidencial y a mostrar un Jefe de Gabinete activo, mucho más ejecutivo y, a la vez, político. Por la tarde, entre rumores de un encuentro con Lionel Messi que nunca sucedió, Fernández encabezó un acto en Lomas de Zamora con su intendente, Martín Insaurralde, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof y la directora ejecutiva de la ANSES, Fernanda Raverta.

La actividad tuvo como eje electoral dar a conocer el pago de un bono de 5 mil pesos para jubilados y un programa que permitirá a las madres en edad de ingresar al sistema de reparto, sumar aportes anuales por hijo. En el contexto inflacionario que sufre la Argentina, la iniciativa volvió a tener sabor a poco, tanto para propios (que hicieron sus descargos por lo bajo) y extraños. Por su parte, Fernández enfatizó los puntos que su equipo decidió remarcar de cara a las PASO y Legislativas: vacunación y el clásico discurso que pone como justificativo coyuntural la herencia que dejó Mauricio Macri, en particular el endeudamiento.

En su despacho de Balcarce 50, el Presidente siguió el miércoles su raid de reuniones, la más importante fue con los máximos referentes de la AMIA, quienes le pidieron al Gobierno que sea “proactivo” con respecto a las alertas rojas que pesan sobre los acusados por el atentado de 1994, del que este viernes se cumplen 27 años.

De todos modos el atardecer se tiñó con una sola noticia, el país superaba la cifra de 100 mil fallecidos víctimas del COVID-19. El Poder Ejecutivo decretó cinco días de duelo nacional y Fernández aprovechó el acto que capitaneó en la planta de AySA de Presidente Perón, para apuntar a la oposición acusandola de lucrar con la muerte y hacer “el negocio de dividirnos”. La titular del ente de saneamiento de aguas, Malena Galmarini y su esposo, Sergio Massa, respaldaron el pronunciamiento de su principal aliado en el Frente de Todos.

El jueves, mientras el INDEC daba a conocer una inflación del 3,2% en el pasado mes de junio y un acumulado semestral de 25,3%, se apuró una teleconferencia entre el Presidente y el dueño de los laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras, quien tenía buenas noticias para dar. El Instituto Gamaleya aprobaba el primer lote de vacunas Sputnik V de fabricación local. El empresario informó que se produjeron 1,3 millones de dosis del componente uno y 1,1 M, del preciado componente dos. La novedad que se convirtió en otro bálsamo para los oídos oficiales fue la donación, por parte de la administración de Joe Biden, de 3.5 millones de dosis de la vacuna Moderna.  

En ese contexto, se desarrollaban en diferentes despachos gubernamentales, encuentros para negociar y apuntalar nombres en las boletas electorales. Sonriente, se vio en una de las galerías rosadas a Pepe Albistur, ex secretario de medios de Cristina Kirchner y amigo personal de Alberto Fernández. Consultado sobre quién podría llegar a ser cabeza de lista en la Provincia de Buenos Aires dijo: “Tiene perfume de mujer”.

Quizás se refería a su esposa, la titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz. De todos modos, la danza de nombres continuará hasta horas antes del 24 de julio, fecha en que venza el plazo de presentación de candidaturas y la posibilidad de que haya alguna sorpresa. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: