El viento sobre las piedras (o cómo Cambiemos destruyó patrimonio cultural del Siglo XVIII) - Política y Medios
18/09/2021 - Edición Nº4978

ANÁLISIS

El viento sobre las piedras (o cómo Cambiemos destruyó patrimonio cultural del Siglo XVIII)

La construcción del parque eólico “Los Teros” durante el gobierno de Macri no trajo beneficios a los pobladores de la zona y destruyó un patrimonio cultural preservado por los investigadores para conocer a los pueblos originarios que habitaron la pampa bonaerense.

Por: Miguel Di Spalatro 

 

La construcción del parque eólico “Los Teros” durante el gobierno de Mauricio Macri no trajo beneficios a los pobladores de la zona y hace días se reveló que, además, destruyó un patrimonio cultural preservado por los investigadores para conocer a los pueblos originarios que habitaron la pampa bonaerense. Los molinos generadores de energía fueron levantados sobre corrales de piedras que los pueblos originarios utilizaron desde fines del siglo XVIII en lo que se denominaba “Las ferias de Chapaleofú”.

La denuncia la realizó el Dr. Miguel Mugueta, docente e investigador de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, que exploró el Cantón Tapalqué Viejo, que fue parte de la denominada “Línea de Fuertes y Fortines de la Frontera Sur de la Provincia de Buenos Aires” en tiempos de la conquista del desierto.

En esos corrales que se extendían desde Tandil hasta Olavarría, -el sistema serrano más antiguo del planeta- los pampas y mapuches engordaban y custodiaban sus rebaños que luego se destinaban a la exportación. Están construidos encajando piedra sobre piedra en muros simples o dobles. Según sostiene la investigadora del CONICET, Victoria Pedrotta, en su trabajo “Reandando los caminos al Chapaleofú”, los corrales son el vestigio más importante con el que se cuenta para entender el movimiento comercial de “Las ferias de Chapaleofú”. “A ellas concurrían chilenos y araucanos con tejidos, tehueichuy, patagones y ranqueles con peleterías y sal. Estos artículos eran comprados o canjeados por los pampas, araucanos y pegüenches, poseedores de ganado vacunos y caballar”, sostiene Pedrotta.

Cuando en el 2015 Macri ganó las elecciones nacionales y María Eugenia Vidal asumió en la gobernación, se reactivó el negocio de la familia del flamante presidente con la compra y venta de los parques eólicos de Loma Blanca I, II, III y IV y Parque Eólico Loma Banca VI y Miramar, todos ubicados en la provincia de Buenos Aires. Sobre estas operaciones, llevadas adelante por el hermano del exmandatario Gianfranco Macri, hay una causa abierta en los tribunales de Comodoro Py.

En el expediente hay una suma de hechos que van desde empresas creadas a días de que Macri asumiera la presidencia, adquisición de energías renovables sin licitación, un préstamo millonario a Gianfranco Macri, quien, según su otro hermano, Mariano, actuó como su testaferro, aportes de futbolistas famosos para un negocio sin riesgos y hasta vinculaciones con la mafia italiana.

A la vez, se construyeron nuevos parques en zonas con relieves propicios y gobernadas por intendentes de Cambiemos. Tres jefes comunales compitieron por los molinos de viento: Miguel Lunghi, Hernán Bertellys y Exequiel Galli, alcaldes de Tandil, Azul y Olavarría respectivamente.

Bertellys se quedó con el parque que abarca una superficie de 2.450 hectáreas en Boca de la Sierra, a 45 km de la ciudad de Azul, 56 km de Olavarría y 90 km de Tandil. Para conseguirlo aprovechó la mayoría de Cambiemos en el Concejo Deliberante y sancionó una ordenanza para eximir de tasas a todos los emprendimientos de energías alternativas.

Desde el bloque del Frente de Todos se impulsó un proyecto para que el parque eólico tribute y se transparente el convenio firmado entre la Municipalidad e YPF Luz, la empresa constructora que tenía como proveedora a su accionaria General Electric. Este proyecto fue rechazo por la mayoría oficialista. Hasta hoy la única beneficiada con la multimillonaria obra es la dueña del campo, ya que en el periodo de construcción la mano de obra calificada no fue contratada en la región y en la actualidad el parque se maneja con solamente diez operarios.

Los parques eólicos de Juntos por el Cambio, fueron cuestionados también por Federico Bernal, director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC). Oportunamente alertó que “todo el programa del plan RenovAr que lanzó Macri fue un gran negociado de paneles solares y molinos eólicos y de penetración del capital extranjero en el sector energético”. “Con todo el cuento verde y el cuento del fin del mundo por el cambio climático ingresan empresas que no solamente te venden a través de créditos del Banco Mundial los paneles y molinos, sino que los contratos también son extranjerizados en lo que es operación y mantenimiento”, afirmó Bernal.

A esto se suma ahora el descubrimiento de la destrucción del patrimonio cultural. Una pérdida irreparable que priva de la posibilidad de seguir investigando sobre nuestro pasado y arrasa con la cultura de los primitivos pueblos que habitaron el territorio bonaerense.

La destrucción de los corrales de piedra ancestrales y del patrimonio arqueológico por parte de la Empresa “Los Teros” en el campo “La Argentina” fue realizada a pesar de la advertencia y no aprobación de la obra por parte del Centro de Registro Arqueológico y Paleontológico de la Provincia de Buenos Aires y del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano dependiente de la presidencia de la Nación.

Los diferentes programas de investigación de las universidades nacionales de Luján, con el prestigioso arqueólogo Dr. Mariano Ramos que realiza estudios en la zona desde 1995, y de la Universidad del Centro, con el Dr. en antropología Miguel Mugueta, son los primeros en advertir y denunciar que la destrucción del patrimonio que realizó Cambiemos en los cuatro años en que gobernó privará a las generaciones futuras de conocer con mayor precisión una historia que durante años silenció la voz de los pueblos originarios. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: