Ocupación militar, recursos naturales y negativa al diálogo: la Cancillería volvió a reclamar por Malvinas ante la ONU - Política y Medios
01/08/2021 - Edición Nº4930

SOBERANÍA

Ocupación militar, recursos naturales y negativa al diálogo: la Cancillería volvió a reclamar por Malvinas ante la ONU

Las autoridades de Relaciones Exteriores volvieron a pedir la apertura de diálogos con el Reino Unido, donde se distinguieron algunos temas centrales.

Este jueves, en el marco de las sesiones del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas (C-24), el Canciller argentino, Felipe Solá, expuso una vez más el reclamo de nuestro país por la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y el territorio marítimo circundante.

Durante su discurso, el ministro de Relaciones Exteriores remarcó la voluntad “permanente” del Gobierno nacional de darle continuidad a las negociaciones con el Reino Unido para restablecer el territorio como patrimonio nacional.

“Sin embargo, desde hace casi cuatro décadas el Reino Unido se rehúsa a reanudar las negociaciones con la Argentina para encontrar una solución pacífica de la controversia bilateral de soberanía de conformidad con lo establecido por la Asamblea General”, expresó el funcionario ante los representantes del mundo.

Acompañado por el jefe de Gabinete de la cartera, Justo Chávez, el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, y la Representante Permanente Argentina ante las Naciones Unidas, María del Carmen Squeff, Solá expuso una serie de manifestaciones puntuales sobre el tema en un discurso extenso.

En principio, afirmó que la excusación del país europeo de no negociar a menos que los habitantes de las islas así lo deseen “desconoce lo establecido por la Asamblea general amparándose en el supuesto derecho a la libre determinación” de los denominados ‘Kelpers’.

Al respecto, evaluó que esta posición “no tiene sustento en el derecho internacional” y sólo pretende “preservar su presencia colonial” en el Atlántico Sur. A su vez, recordó que ni la resolución 2065 ni ninguna posterior mencionan dicho principio, además de remarcar el “respeto por los intereses de los habitantes” demostrado por la Argentina.

En esa línea, el canciller destacó: “Cuando el mundo se vio sacudido por la peor pandemia de los últimos 100 años, la Argentina expresó al Gobierno del Reino Unido su disposición a colaborar con los habitantes de las Islas en relación con la situación generada por ella ofreciendo alimentos, suministros médicos o pruebas diagnósticas de COVID-19, así como vuelos humanitarios y acceso a tratamientos médicos en el continente”.

Al igual que ante los llamados al diálogo, no hubo respuesta de las autoridades británicas. 

Otro de los tópicos que expuso fue la violación constante de la nación británica a la resolución 31/49 de la ONU, que instó -ya en 1976- no adoptar decisiones unilaterales mientras el proceso recomendado por la Asamblea General y las negociaciones estaban en progreso.

“Este año se conoció que el Reino Unido decidió extender las licencias unilaterales de pesca en las aguas circundantes a Malvinas por 25 años más a partir de 2031, lo que torna imposible mantener un esquema de cooperación en materia de conservación de recursos pesqueros”, manifestó Solá.

El martes, el canciller se había reunido con el titular de la Asamblea General de la ONU.

También en contradicción con esta normativa, Argentina condenó enfáticamente la “injustificada y desproporcionada presencia militar” del país europeo en el territorio, así como los ejercicios y maniobras realizados de manera sistemática, que en nuestra nación son interpretadas como una provocación.

Es por esto que el ministro recordó que “todos los Gobiernos democráticos de la Argentina han reafirmado su decisión de resolver la controversia exclusivamente por medios pacíficos”, al tiempo que transmitió el apoyo de todos los sectores políticos del país.

Hacia el final, Solá sostuvo que es “abundante y concluyente” la evidencia de que nuestro país ejercía soberanía sobre Malvinas al momento de la usurpación, en el inicio de su trayectoria independiente como Estado-Nación.

[El apoyo a la demanda]

Tras la sesión, a través de las redes sociales, el titular de la cancillería celebró y agradeció que “todos los países de Latinoamérica apoyaron la resolución e hicieron uso de la palabra a favor de nuestro país y del llamado al diálogo”, considerándolo un respaldo “contundente”.

En tanto, Daniel Filmus también intervino durante el encuentro, y resaltó que -además del tema “soberanía”- el Reino Unido también se niega a discutir las violaciones “cotidianas” a la resolución 20653149, a la “zona de paz del Atlántico Sur”.

Al respecto, mencionó que no sólo nuestro país lo denuncia, sino también organismos multilaterales y otras naciones.

“Hoy nos llamó la atención la fuerza que otras intervenciones pusieron en denunciar el no cumplimiento de la resolución 3149, ahí hay un cambio claro respecto de los matices que hay en la demanda”, expresó el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur.

También puso de relieve que Argentina volvió a colocar una cláusula que condena las violaciones a la R31/49 “este año en la cumbre Iberoamericana, pero el año pasado también en el G77 y en el Mercosur”. Según detalló, se repudian tanto las acciones “unilaterales, militares como económicas” en el territorio en disputa.

Sobre esta cuestión, precisó que las transgresiones británicas no sólo implican “la usurpación (territorial) desde 1833”, sino también la “usurpación cotidiana de recursos -muchos de los cuales no son renovables- que pertenecen a los 45 millones de argentinos”, ratificando lo mencionado por el canciller sobre las licencias de pesca.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias