COVAX salió a desmentir la oposición: “Argentina tenía interés de recibir la vacuna de Pfizer” - Política y Medios
12/06/2021 - Edición Nº4880

FAKE NEWS

COVAX salió a desmentir la oposición: “Argentina tenía interés de recibir la vacuna de Pfizer”

El Ministerio de Salud publicó un mail del director del mecanismo aclarando los términos de sus dichos, que sembraron confusión en las últimas horas.

“Me comunico para aclarar mis comentarios que ahora están difundiendo los medios”, inicia el mensaje enviado por Santiago Cornejo a la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti.

El presunto escándalo que montó -o intentó montar- la oposición política de la mano de algunos medios masivos de comunicación, encontró rápidamente la desmentida del propio protagonista.

Según explicó el director del mecanismo internacional de distribución de vacunas contra el Covid-19, el objetivo de la reunión de este martes era describir el funcionamiento de COVAX y la propuesta multilateral. “Por lo tanto cuando respondí a una pregunta sobre la Argentina lo hice rápidamente y no entré en detalle, porque no era el propósito de la reunión”, explicó.

Respecto a estas declaraciones, afirmó que utilizó la traducción de los términos del acuerdo legal que mantienen con con los países, denominado “opt-in/Opt-out Windows”. Y en ese sentido, aclaró: “La traducción de este término se está interpretando tan solo como una cuestión de interés de parte del Gobierno con la vacuna cuando no es así”.

Asimismo, desde COVAX publicaron un comunicado en su sitio web “aclarando que la Argentina tenía interés de recibir la vacuna de Pfizer a través del mecanismo, pero como no acordó con los términos de indemnización y responsabilidad del fabricante no pudo continuar con la ventana de COVAX”.

En el día de ayer, numerosos referentes, dirigentes y legisladores de Juntos por el Cambio se hicieron eco, como habitualmente, de titulares de diarios y portales, para asegurar que el Gobierno Nacional había rechazado vacunas de la empresa.

El Ministerio de Salud desmintió categóricamente que el país hubiera rechazado partidas de dosis por haber sido fabricadas por la farmacéutica norteamericana a través de un comunicado de prensa.

Allí, explicaron que, en realidad, se manifestó el interés por adquirirlas -en sintonía con lo aclarado por Cornejo-. Sin embargo, debido a las mismas diferencias que no permitieron un acuerdo entre el Gobierno y la compañía para un acuerdo bilateral, relacionadas con el “supuesto de negligencia como excepción a la indemnidad”.

No obstante, la alta politización de la estrategia sanitaria de nuestro país -y de cada decisión de Gobierno en general- evidentemente requería la aclaración de un tercero neutral. Sobre todo si entendemos que las acusaciones de parte de la oposición para con el oficialismo hace rato abandonaron el plano de la negligencia, para mutar a otros más graves.

Un ejemplo de esto puede ser la despreocupada denuncia de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, por supuestos pedidos de soborno del ex ministro de Salud, Ginés González García, que habrían propiciado el no acuerdo con Pfizer.

Denuncia que la propia farmacéutica fue la encargada de desmentir en su momento, y que le valió a la ex ministra de Seguridad cartas documento de González García y del presidente de la Nación, Alberto Fernández.

En tanto, en otro pasaje de su mensaje a Vizzotti, Cornejo remarcó: “En mi presentación tampoco resalté el compromiso de la Argentina con COVAX, y que la Argentina no solo ha cumplido con todos nuestros requisitos sino también que tu equipo trabaja conjuntamente con nosotros para ayudarnos a mejorar nuestra respuesta multilateral”.

El comunicado que publicó la farmacéutica tras los dichos de la titular del PRO.

En las últimas líneas, el director de COVAX expresó la necesidad de “trabajar todos juntos” y “estar más unidos que nunca” en esta etapa crítica, precisando que ese era el objetivo de su presentación.

En esa misma línea, consideró “una gran sorpresa la repercusión” que tomaron sus dichos, y explicó que no había podido aclararlos antes, ya que toda la parafernalia en nuestras latitudes ocurrió durante la madrugada de Ginebra, Suiza, donde se encuentra.

“Lamento el foco que se está haciendo de mis comentarios en un encuentro privado sobre el mecanismo COVAX y continuamos trabajando conjuntamente para que la Argentina y el mundo entero reciba vacunas de Covid-19”, concluyó.

Luego de la desmentida de Pfizer, llegó la desmentida de COVAX. En cuestión de días, dos operaciones mediáticas-políticas sobre la campaña de vacunación debieron ser desarticuladas por las entidades involucradas.

Es difícil poner en palabras lo mucho que hace falta mejorar la discusión pública en nuestro país cuando, en medio de la peor crisis sanitaria en más de un siglo, a la porción más preponderante de la oposición política la mueve una incontenible pulsión de confusión; una vocación sistemática por embarrar la cancha.

Y no debe sorprender que los interlocutores ajenos a esta dinámica enfermiza se asombren por las repercusiones impensables de sus palabras en territorio nacional. La maquinaria de tergiversación por estos lares está predispuesta y aceitada, y mientras esto alcance para contentar al electorado opositor, difícilmente se encuentre salida a este círculo vicioso.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias