El Frente de Todos cruje por otro debate interno: la Tarjeta Alimentar - Política y Medios
21/09/2021 - Edición Nº4981

ACTUALIDAD

El Frente de Todos cruje por otro debate interno: la Tarjeta Alimentar

Con casi 20 millones de pobres en Argentina, pero tras admitirse que sin la ayuda estatal el efecto pandémico hubiera sido peor, dentro del Frente de Todos se debate sobre las políticas alimenticias y sociales.

Ni bien asumió el Gobierno en ejercicio con Alberto Fernández a la cabeza, la política de la Tarjeta Alimentar apuntó al estrato más dañado por la gestión de Mauricio Macri y a quienes vieron más afectadas sus necesidades humanas básicas. En ese punto -y ante el creciente problema de la desnutrición y malnutrición nacional de niños y niñas- el Ministerio de Desarrollo Social desplegó esta asistencia con el propósito de brindar un acceso más directo a las familias a productos saludables. 

De hecho, en los últimos días, el Ejecutivo anunció cierta ampliación de este programa que alcanzaría a familias con chicos y chicas de hasta 14 años, cuando antes cubría hasta 6 y un incremento de hasta 12 mil pesos de carga del plástico para hacer compras.

En el medio, la Universidad Católica Argentina (UCA) publicó un estudio sobre el impacto del COVID-19 en el país y sostuvo que, sin la asistencia del Estado Nacional, la pobreza habría trepado al 52% de la población y la indigencia al 25%. Hoy ambos guarismos se sitúan 10 puntos por debajo de ese bosquejo estipulado por la Academia.

Sin embargo, esta medida de asistencia pública fue objetada por dirigentes políticos del Frente de Todos tales como Juan Grabois. El dirigente de la CTEP compartió su parecer respecto a esta decisión gubernamental: “Todos estamos de acuerdo en que hay que transferir ingresos en el marco de la pandemia, pero antes hay un problema con los aspectos operativos en la forma en la que funciona la Tarjeta Alimentar. Del presupuesto de 300 mil millones de pesos, un punto y medio se va a la patria financiera. Eso es un escándalo, es terrible”, argumentó.

Inclusive, problematizó respecto a la forma de aplicación de este programa social: “Después hay un tema conceptual, romper el chanchito de lo que parecía toda reservada para el FMI para realizar una inversión social, aplaudimos,... ahora, ¿se hace la inversión social de la manera más inteligente?”. 

Fiel representante de los y las trabajadores de la economía social, además de considerar que “es una política implementada en forma estúpida”, preguntó: “¿No se puede aplicar (el dinero) para terminar las viviendas de la provincia de Buenos Aires a través de trabajo asociado en cooperativas?”.

Antepuesto a este reclamo surgieron las declaraciones de Emilio Pérsico, secretario de Economía Social y dirigente del Movimiento Evita con ascendencia en el Gabinete ejecutivo del Presidente, quien expuso que “la Tarjeta Alimentar nos puede incluir como consumidores, pero eso no es inclusión social. Eso no es inclusión, la única inclusión es el trabajo. Y no resuelve el problema de la inflación. ¿Por qué? Porque se la come la inflación. Esa tarjeta es pan para hoy y hambre para mañana”. 

Estos ataques apuntan también a la gestión del ministro del área, Daniel Arroyo, apuntado tras los sobreprecios de bolsones de mercadería que repartía su cartera, a quien, implícitamente, Pérsico le dejó un mensaje: “Tenemos que avanzar en una discusión de fondo sobre las organizaciones populares en Argentina”.

Ante todo esto, la presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, recogió el guante y lanzó un mensaje intracoalicionista: “Hay que recomponer el ingreso de los hogares". En ese sentido, la también concejala platense reivindicó esta política, a pesar de ser vista con mucho malestar desde el Ministerio de Desarrollo Socia,  ya que muchas veces se antepone públicamente a la investidura del titular de la cartera respectiva. 

A su vez, y en esa línea de defensa de las políticas del Gobierno, el ministro de Economía, Martín Guzmán, comentó, días atrás, que “hoy debemos asegurarle a nuestras niñas y niños las condiciones alimentarias que necesitan para contar con un futuro de oportunidades. La extensión de la Tarjeta Alimentar apunta a ese objetivo”.

No obstante, el emergente de la discusión en el frente interno del FdT abre el largo debate ya que, más allá de esta política, los gestos del Ejecutivo hacia otros sectores como la generación de empleo, no son tales con un desempleo del 11% y con el 35% del mercado laboral en el marco de la informalidad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias