El gobierno busca bajar la disputa política para concentrarse en la estrategia sanitaria - Política y Medios
04/08/2021 - Edición Nº4933

DESDE CASA ROSADA

El gobierno busca bajar la disputa política para concentrarse en la estrategia sanitaria

Alberto Fernández eligió un tono moderado para hacer conocer las nuevas medidas del DISPO (Distanciamiento Social) e invitó a los gobernadores a involucrarse en la apertura o cierre de más actividades de acuerdo a un semáforo epidemiológico que tenga en cuenta la evolución de los casos y la ocupación de camas UTIS en sus distritos.

Por: Emiliano Russo - DESDE CASA ROSADA

 

Conscientes de la tensión en la que está inmerso el sistema sanitario y alarmados por la posibilidad que se repitan en el país escenas desesperantes de países como Brasil o India, en el gobierno decidieron incrementar los controles y no tanto ampliarlos, para bajar la curva de contagios de coronavirus pero sin tensar la relación con la Ciudad de Buenos Aires con quien mantiene una disputa judicial por las clases presenciales. Alberto Fernández eligió un tono moderado para hacer conocer las nuevas medidas del DISPO (Distanciamiento Social) e invitó a los gobernadores a involucrarse en la apertura o cierre de más actividades de acuerdo a un semáforo epidemiológico que tenga en cuenta la evolución de los casos y la ocupación de camas UTIS en sus distritos.

A diferencia del último mensaje presidencial, esta vez el jefe de estado abogó por un mensaje más conciliador pero que no ocultó la gravedad de la situación epidemiológica, especialmente en el Area Metropolitana Buenos Aires (AMBA). Es que hubo acuerdo con la administración de Horacio Rodríguez Larreta en no permitir el funcionamiento de los comedores en la gastronomía y de la práctica de deporte y esparcimiento en interiores, como venía ocurriendo en la Ciudad. Con el gobernador Axel Kicillof, en tanto, se mostró en la misma postura de no abrir las escuelas por el riesgo sanitario que conlleva el movimiento de la comunidad educativa pero no aceptó el pedido por mayores restricciones a la circulación que proponían en La Plata.

Sí nunca fue considerada una vuelta a una Fase 1, para cuidar a la industria y a la producción, en el gobierno bonaerense reclamaban "un cierre fuerte” para restringir no sólo la escolaridad sino otra actividades. Sólo se incluyó en esta enmienda del DISPO la prohibición de practicar deportes no federados y se redujo las concentraciones al aire libre a 10 personas. “Con este nivel de casos, aunque esté estabilizado es demasiado alto y torna a la situación inmanejable”, dicen cerca del gobernador. Con una ocupación de terapias en el área metropolitana que orilla el 80%, en Casa Rosada coincidieron en la preocupación pero no quisieron hacer más fuerte el confinamiento para cuidar la economía y no agitar el malhumor social.

A lo largo de la semana, el jefe de estado mantuvo una ronda de consultas con los expertos que lo asesoran, desde infectólogos hasta psiquiatras, y con los gobernadores de las distintas regiones del país. De una propuesta del mediático doctor Pedro Cahn, luego retomada por la ministra Carla Vizzotti, eligió implementar este semáforo o “clasificación” para dividir al país en cuatro regiones según el estatus sanitario, y de alguna manera “meter presión” a los mandatarios provinciales para que puedan adoptar estas medidas “en los lugares de alto riesgo o riesgo medio y respecto de partidos y departamentos de menos de 40.000 habitantes”.

Una fuente bonaerense consultada, que no esquivó el malestar por la falta de diálogo de las últimas horas para consensuar, por ejemplo, el reempadronamiento de los usuarios de transporte público que también había pedido la CABA, denominó a esta estrategia “el modelo alemán”, por aquella propuesta de Angela Merkel de crear una normativa que permita cerrar la circulación de acuerdo a un determinado indicador epidemiológico. Para cumplimentar esta propuesta, el Ejecutivo enviará al Parlamento un proyecto de ley que de mayor certidumbre y respaldo legal a estas decisiones de corte sanitario.

Mientras espera el fallo de la Corte Suprema de Justicia por la vigencia del DNU que prohíbe las clases presenciales en el AMBA por razones sanitarias, Fernández puso en funciones la mesa de Salud y Educación nacional, que estará integrada por especialistas del área pediátrica y pedagógica y será el espacio que analizará los indicadores sanitarios de cada jurisdicción ante la pandemia. “Nuestra mayor preocupación es que vuelvan a clases presenciales lo antes posible, y para eso hay que contener la suba exponencial de contagios”, dijo el mandatario acompañado del ministro de Educación, Nicolás Trotta, y de la ministra de Salud, Carla Vizzotti. Justamente el primero había acompañado al presidente el jueves por la noche cuando finalmente grabó el mensaje que se conoció después de las 9 de hoy.

En un año electoral, el gobierno no quiere regalarle a Juntos por el Cambio, y a Horacio Rodríguez Larreta en particular, el “caballito de batalla” de la defensa de la escuela.

Justamente la armonización del calendario electoral en pandemia, es un tema que sigue en debate. Finalmente el ministro del Interior, Wado de Pedro, no concurrió al Congreso como habían deslizado cerca de Sergio Massa, quien había acercado a los bloques opositores a sumarse a la iniciativa oficial de postergar los comicios. Desde la planta baja de la Casa Rosada aseguraron que serán “los diputados quienes debatan los tres proyectos presentados” para modificar las fechas de los comicios. El esquema más probable hoy es el que prevé el 12 septiembre las PASO y el 14 de noviembre, las generales. Pero en medio de la actual incertidumbre, no hay ninguna certeza.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: