COVID-19: todo muerto es político - Política y Medios
28/10/2021 - Edición Nº5018

SEGUNDA OLA

COVID-19: todo muerto es político

Un relevamiento en algunas de las principales ciudades de la provincia sobre la situación político-sanitaria tras los anuncios de Alberto Fernández y Axel Kicillof.

Por: Miguel Di Spalatro

 

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, adhirió de manera taxativa a las medidas dispuestas por el gobierno nacional ante el ascenso permanente de contagios por COVID-19. Si bien la zona más afectada es el AMBA, también hay preocupación en importantes ciudades del interior de la provincia.

Pasada lo novedad de la pandemia, esta segunda ola se tiene que enfrentar con jefes comunales que no siempre priorizan la salud. A meses de una elección de medio término, el humor social es muy importante y las restricciones y el confinamiento -aún en resguardo del bienestar de la población- es rechazado por una parte de la sociedad.

La grieta entre los pros y los contras, que se alienta desde los medios de comunicación hegemónicos y mutan según las circunstancias, también hace su parte influyendo sobre quienes deben tomar decisiones políticas. 

Un buen ejemplo es Bahía Blanca. Hoy se reportaron 485 nuevos casos, ascendiendo a 19.047 el total. Un lamentable record de contagios desde que la pandemia llegó a la Argentina. El virus encontró “zona liberada” en el distrito que gobierna el periodista y militante de Cambiemos Héctor Gay.

La ratificación del secretario de gobierno, Adrián Jouglard, de que se mantendrán en fase 4, indignó a los ediles de la oposición.  La concejala Gisela Ghigliani, del Frente de Todos, se pregunta en su cuenta de Twitter:  "Llama la atención el silencio del intendente Héctor Gay, ¿dónde está? ¿No tiene nada para decir? ¿Su secretario de Salud solo va a seguir comentando la realidad en modo catástrofe?

Gay, tras las palabras de Alberto Fernández y Axel Kicillof, se limitó a mandar a su secretario de gobierno, Adrián Jouglard, a decir que seguirán en fase 4. Federico Tucat, en tanto, embarra la cancha y patea la pelota para arriba: "Sabrás que la responsabilidad de definir la política sanitaria para cada distrito es de la provincia y por ahora siguen generando incertidumbre", le disparó a Ghigliani el edil de Juntos por el Cambio.

Acusaciones que pasarán de las redes sociales al recinto en la próxima sesión del concejo. Aunque Gisela Ghigliani, que es médica clínica recibida en la Universidad Nacional de La Plata y trabaja desde 1988 en el sistema público de salud, tiene argumentos que son ratificados por quienes están en la primera línea de la lucha contra el virus: los trabajadores de la salud, directivos de hospitales, asociaciones gremiales y sociedades científicas que vienen advirtiendo sobre la gravedad de esta segunda ola.

En la cercana Punta Alta, el secretario de Salud de Coronel Rosales Carlos Gabarini, sostiene que este momento es diferente al de la primera ola. En aquel entonces en esa ciudad -ubicada a solo 29 kilómetros de Bahía Blanca- se contaban con el Hospital Naval, que ahora por razones presupuestarias redujo la cantidad de camas. Esto produce una saturación del municipal que ya tiene cubierto el 90 por ciento de su capacidad. Siendo Bahía Blanca la ciudad más importante en el Sur de la provincia, las autoridades municipales deberían estar previendo las posibles derivaciones de los pueblos cuyos sistemas de salud están al borde del colapso.

Pero Bahía ya no puede consigo misma. El director del Hospital Municipal, Gustavo Carestía, pidió ayuda al resto de la comunidad sanitaria para poder atender a las personas contagiadas y anunció el cierre de las guardias por cuarenta y ocho horas: “Ayer no se pudieron utilizar los consultorios porque tenían 20 internados con COVID-19 en la guardia y no había ninguna disponibilidad de camas”, sinceró el facultativo.

El cierre de las guardias del principal efector de salud de la ciudad portuaria fue ratificado por Maximiliano Núñez Fariña, titular de Región Sanitaria I: “Tanto el sistema de internación como el sector de cuidados intensivos se encuentran, al momento de realizarse el presente informe, sin posibilidad de admitir nuevos ingresos" explicó.

El cierre de la guardia pone en situación de riesgo la salud de los bahienses. Especialmente la de quienes no pueden pagar una prestación en el sistema privado de salud. Situación que parece tener sin cuidado al intendente Gay que mientras esto ocurre entrega premios de pintura en el Museo Municipal de Bellas Artes.

En Mar del Plata, donde el Colegio de Médicos IX Distrito y el Centro Médico de Mar del Plata, salieron a publicar solicitadas repudiando al presidente por haber dicho que el sistema de salud se había relajado, se registran niveles del 72% de ocupación de camas en el sector privado y del 50% en el Hospital Interzonal.

Frente al hospital Interzonal, hace doce días que hay un acampe de trabajadores de la salud. Una de las que duerme en las carpas es la licenciada en enfermería Rocío Talma. Para ella “la situación es bastante crítica, nadie dio la cara ni se presentó para tratar de resolver el conflicto”. A los reclamos nacionales en General Pueyrredón suman el pedido de mejores condiciones laborales para poder garantizar “cuidados de calidad" a los pacientes.

El intendente Guillermo Montenegro busca enfrentar la segunda ola sumando cuatro nuevos “centros COVID" en los barrios Ameghino, Estación Camet y de Batán, y también en Casa D'Italia, que funciona sobre Tomás Edison al 127.

Viviana Bernabei, la titular de la cartera sanitaria del municipio de General Pueyrredón, precisó ante los concejales que integran las comisiones de Salud y Hacienda que cada profesional implica un costo de aproximadamente 80 mil pesos y que, en total, se requeriría la contratación de 18 técnicos, con un desembolso de 1.440.000 de pesos para la administración municipal.

La semana pasada concejales del Frente de Todos cuestionaron la utilización de los fondos destinados a paliar la emergencia: "Montenegro y Bernabei no pudieron explicar cómo utilizaron los recursos en esta pandemia, y eso es muy grave", señalaron.

Marina Santoro, la presidenta de la comisión de salud le pidió transparencia al gobierno de Montenegro:  "Hay números que son un escándalo. Analizando lo que hicieron con la emergencia que aprobamos hasta el momento para la gestión de esta pandemia durante todo un año vemos que no ejecutaron el presupuesto que tenían destinado al área de Salud, que compraron cantidades ínfimas de insumos y que enviaron a vecinas y vecinos desde los ingresos a la ciudad a realizarse hisopados en instituciones privadas, sin garantizar la gratuidad de los mismos. ¿Cómo podemos confiar en una gestión que realizó estos actos? Necesitamos las cosas claras y transparentes", dijo.

El principal efector privado de salud de la ciudad es la Clínica Pueyrredón. El director médico de la entidad, Gustavo Carrión, reconoció que tienen una ocupación de camas "casi plena" por el reciente aumento de casos y que se vive una situación "altamente preocupante" por la llegada de la segunda ola. Mar del Plata llega al fin de semana con las cifras más alta de los últimos dos meses en torno al avance de la pandemia de coronavirus.

En Necochea, el presidente de la cámara de comercio local, Mariano González, dijo: "Vemos con mucha preocupación que sigan subiendo los casos en AMBA y que lleguen a nuestro distrito, la situación comercial, industrial y económica no está preparada para aguantar otro corte de esa magnitud". En esta ciudad balnearia hasta los kiosqueros escolares protestan. Los propietarios de kioscos de escuelas públicas y privadas adhirieron a un reclamo realizado al Gobierno de la provincia de Buenos Aires para que los autorice a volver a trabajar.

En lo estrictamente sanitario el porcentaje de ocupación de camas con casos positivos y sospechosos en cuidados críticos es del 71,43 % y el porcentaje de ocupación en la Sala General es del 50 %.

Las principales críticas que desde la oposición se le hace al intendente Arturo Rojas son por el mal funcionamiento del Comité de Crisis; que sólo 4 médicos tengan que atender las siete camas de UTI-COVID; la falta de cardiólogos en el Hospital para lectura de los electrocardiogramas que se deben enviar a Mar del Plata y la carencia en insumos de última generación.

Esta semana, mientras crecía la ola, un hecho impensado complicó al sistema de salud. El Intendente debió expulsar de su gabinete a Nicolás Salguero director del hospital denunciado por violencia de género.

En Tandil, Martina Iparraguirre, médica sanitarista, docente en la UNLAM y directora asociada de la Región Sanitaria VIII, pidió que en el distrito que gobierna Miguel Lunghi se suspenda la presencialidad en las escuelas: “El movimiento escolar implica un 30 por ciento de movilidad agregada. Es una de las medidas que tomaría”, explicó. También recomendó cerrar por 15 días todo lo relacionado a lo social, deportivo y educativo y dejar abierto solo lo que es la producción y el comercio.

La ciudad serrana está en fase 3, con horario comercial restringido de 6 a 20 y hasta las 23 para bares y restaurantes.

El jefe de gabinete del municipio, Oscar Teruggi, valoró que al tomar las nuevas medidas restrictivas la provincia hizo una distinción entre el conurbano y el interior y expresó su preocupación por la complejidad de lo que está ocurriendo, pero considera que hasta el momento están dadas las condiciones para sostener la presencialidad educativa.

La preocupación de Lunghi, que en algún momento se manifestó anti-cuarentena y cambió las fases por semáforos, no es en vano. De no poder frenar la escalada las proyecciones indican que su distrito llegará a mayo con 5 mil casos.

El médico pediatra que conduce los destinos de Tandil, en declaraciones a la FM 104.1, ya había anticipado que “En abril vamos a estar con problemas, ya dije que íbamos a bailar todo el año, recién vamos a empezar a salir en 2022 porque seguimos rodeados por esta tragedia.”

El Comité de Seguimiento de Coronavirus local, difundió un trabajo del médico Miguel Ponce en el que puede observarse el comportamiento del virus: “En la semana del 15 y el 21 de marzo tuvimos 108 casos positivos, el número más bajo del año y en un proceso de ocho semanas consecutivas de baja. Pero a partir de ahí comenzaron a subir los casos positivos, entre el 22 al 28 de marzo hubo 181, en la semana del 29 de marzo al 4 de abril hubo 265 y entre el 5 y el 11 de abril 533”, explicó.

Según el facultativo, los números indican que en estas semanas hay que bajar y reducir la circulación para revertir la tendencia.

La recorrida realizada por PolíticaYMedios por estos distritos reafirma lo oportuno de las medidas tomadas por los gobiernos de la nación y la provincia, no solo para mitigar los efectos de la pandemia en el AMBA sino también en las ciudades del interior.

Cómo señaló el gobernador Kicillof: “Es peligroso utilizar políticamente un momento de tanta ansiedad, en el que estamos ante una situación de inmensa gravedad que requiere utilizar todos los esfuerzos para cuidar y proteger a la gente”.

Reconocer que este momento es más complejo que el que afrontamos al comenzar la pandemia, sincerar recursos, dejar de lado los oportunismos y no mirar a la gente solo como electores es un ejercicio que deberían practicar los intendentes, concejales y dirigentes que siembran incertidumbre y cosechan enfermedad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias