La electoralización de la presencialidad escolar, en jaque: desborde sanitario y presión gremial - Política y Medios
17/05/2021 - Edición Nº4854

SEGUNDA OLA

La electoralización de la presencialidad escolar, en jaque: desborde sanitario y presión gremial

El cónclave de esta tarde tendrá a los funcionarios de Salud y Educación, Daniel Gollan y Agustina Vila, respectivamente, quienes se encontrarán con dirigentes de Frente de Unidad Docente bonaerense (FUDB). El precario armado de Kicillof en las direcciones gubernamentales y el miedo a perder adeptos, en tensión,

El cuadro epidemiológico en la Provincia de Buenos Aires se agrava cada vez más y, sobre  todo, en la Capital provincial como foco infeccioso que, incluso, ya cuenta con traslados a otras unidades sanitarias del Gran Buenos Aires, algo que no aconteció en el pico de la pandemia el año pasado.

Entonces, con el jaque puesto en ese sentido, intragobierno de Axel Kicillof se vuelve cada vez más controversial el sostenimiento de las clases presenciales. Lo cierto es que, en los porcentajes de casos desde las voces propias de los ministerios competentes, se les suele bajar el tono a la situación del COVID-19 en las escuelas. 

No obstante, los grupos internos de funcionarios y de dirigentes gremiales -e incluso docentes- se encuentran plagados de campañas de cuidados y de reclamos en pos de la suspensión de las clases presenciales que, en algunos casos, es solo cada semana por media o siete días al mes. 

Aún así, tras la acuciante situación narrada por la ministra de Gobierno, Teresa García, refiriendo a “una situación desbordante”, el ministro de Salud, Daniel Gollan, y la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, convocaron a dirigentes de Frente de Unidad Docente bonaerense (FUDB) para esta tarde.

Allí, se sabe, se monitorearán los casos de coronavirus en las escuelas con tal de llevar reporte de la situación. Sin embargo, dentro del arco sindical docente se destaca la posición de UDOCB (Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires), desde donde se viene implorando por la suspensión de las clases presenciales al grito de “salvemos la vida, los contenidos se recuperan”.

Por su parte, el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, admitió que están contemplando "reducir la presencialidad en las escuelas" debido al alto nivel de contagios de coronavirus. 

"Venimos en una velocidad de crecimiento muy rápida", alertó en declaraciones a la prensa. Si bien indicó que "por ahora" no se observaron "brotes en escuelas" debido a que "los docentes y estudiantes se contagian de la misma forma que su comunidad", Kreplak reconoció que la Provincia "está contemplando reducir la presencialidad en las escuelas si hay mucha circulación viral".

Pero lo que subyace a este marco es el armado del gobernador Kicillof quien mantuvo la estructura del vidalismo y, sobre todo, este se refleja y mantiene en la DGCYE. En ese sentido, la semana pasada, la inspectora de Educación de Adultos había instado a los Centros de Enseñanza de Nivel Secundaria (CENS) a retomar la presencialidad cuando la misma Dirección había regulado la actividad remota ya que en este caso asistirían adultos mayores a los establecimientos. 

Sin embargo, tras el pico de contagios de la semana pasada, la situación volvió a foja cero con tal de no arriesgar y los secundarios de adultos siguen funcionando con guardias mínimas. 

A todo esto, varias son las publicaciones, voces y réplicas acerca de los contagios que se esconden dentro de las escuelas con tal de no alertar a los contactos estrechos y provocar una ausencia masiva de personas con tal de prevenir el contagio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias