El Senado convirtió en Ley la reforma del Impuesto a las Ganancias - Política y Medios
28/10/2021 - Edición Nº5018

LEGISLACIÓN

El Senado convirtió en Ley la reforma del Impuesto a las Ganancias

La cámara alta del Congreso de la Nación aprobó por votación casi unánime el proyecto impulsado por Sergio Massa, en una Sesión Especial donde también se aprobó la modificación del régimen de Monotributo.

El Senado de la Nación sancionó este jueves el proyecto de modificación del artículo 30 de la Ley 20.628 de Impuesto a las Ganancias, con 66 votos afirmativos y una abstención, a la vez que también se convirtió en Ley el Régimen de Sostenimiento e Inclusión Fiscal para Pequeños Contribuyentes.

Minutos después de las 14 horas inició la sesión especial mixta (presencial y vía videoconferencia) convocada por la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, luego de que la diputada María de los Ángeles Sacnún izara la bandera argentina.

En los primeros minutos, legisladores de los diferentes bloques recordaron a los caídos en la Guerra de Malvinas, reivindicando la soberanía nacional sobre las islas australes y la inalterable necesidad de continuar el reclamo diplomático por las vías del diálogo.

Además, el senador nacional por la provincia de Formosa y presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, presentó como una cuestión de privilegio la situación de Formosa “en materia de restricciones de derechos y libertades” en el marco de la pandemia.

[Algunos detalles de los proyectos aprobados en el recinto]

La modificación del Impuesto a las Ganancias, que exime de su pago a los trabajadores registrados con salarios de hasta $150.000, junto con la iniciativa para reformar el régimen de Monotributo, contaron con el impulso oficialista y el respaldo mayoritario de los senadores de Juntos por el Cambio, aunque varios de los que acompañaron la primera iniciativa no ocultaron sus reparos de diversa índole.

La modificación del Impuesto a las Ganancias dispone un piso de ingresos de $150.000 mensuales a partir del cual los argentinos pagan este tributo, y abarca tanto a 1.267.000 trabajadores activos como a los jubilados que perciban hasta ocho haberes mínimos.

Quienes cobren entre 150.000 y 173.000 pagarán el gravamen, pero la AFIP establecerá las deducciones para evitar grandes diferencias entre los que deben tributar y los que están excentos.

La actualización del piso para estar exento de Ganancias se ajustará por el Ripte (promedio de variación salarial que elabora la Secretaría de Seguridad Social) y uno de los cambios introducidos a último momento en la Cámara de Diputados, establece que los ex presidentes y vicepresidentes de la Nación pagarán Ganancias sobre las asignaciones vitalicias.

Se estipula, a su vez, que la ley tendrá vigencia al 1 de enero de este año, por lo que el Gobierno devolverá los descuentos ya realizados.

Video de la votación en el recinto.

[Aguinaldo, guarderías, hijos discapacitados y otros aspectos de la futura ley]

Tampoco el aguinaldo de los sueldos hasta 150.000 pesos brutos pagará impuesto a las Ganancias, mientras que el personal de salud seguirá eximido hasta septiembre por las guardias u horas extras, en virtud de la pandemia de coronavirus.

Los gastos de guardería sobre niños de hasta tres años no pagarán Ganancias hasta un tope anual de 67.000 pesos, se duplicará la exención por hija o hijo discapacitado, que en la actualidad es de 78.833 pesos, y se elimina el tope de edad.

También quedan eximidos del impuesto los bonos productivos hasta un tope del 40% de la ganancia, y las horas extras de los recolectores de residuos. Otro de los beneficios incluidos en el proyecto es que se podrá deducir de Ganancias herramientas educativas de los trabajadores asalariados.

[Acompañamiento cuestionado y reivindicaciones]

Durante el debate en la Cámara de Senadores de la Nación, si bien la inmensa mayoría de los legisladores votó en favor de la esperada reforma del Impuesto a las Ganancias, hubo sectores de la oposición nucleada en Juntos por el Cambio que manifestaron sus reparos.

A pesar de que la eliminación total del tributo había sido promesa de campaña de Mauricio Macri, bajo cuya gestión el porcentaje de trabajadores afectados pasó de 12% a 23%, no fueron pocos los representantes de la coalición opositora que expresaron su insatisfacción.

Entre otras cuestiones, algunos consideraron que se debía eximir a más trabajadores, mientras otros marcaron un desorden de prioridades por el delicado momento económico que atraviesan amplios segmentos sociales.

En ese sentido, el presidente del interbloque, Luis Naidenoff, afirmó que la iniciativa “no le toca a la gente común, le alcanza a unos pocos”, a la vez que cuestionó: “Hoy un ingreso de 150 mil a 173 mil en Argentina, lamentablemente, es un ingreso privilegiado. Cualquier alivio será bienvenido, pero ¿Cuál es el orden de prioridades para el gobierno?”.

El legislador formoseño agregó que “más allá de un parche, se está legislando para un sector privilegiado, ni siquiera para los sectores medios”.

Por su parte, la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti, defendió el proyecto afirmando que “es un acto de profunda justicia” y “un alivio que va de los que ganan 90 mil pesos a los que ganan 150 mil pesos”.

“No me parece que sea un parche, para nada”, replicó la senadora, y agregó que “es una medida económica que brinda el Poder Ejecutivo Nacional”.

El senador nacional oficialista celebró la sanción.

[Las implicancias de la reforma del régimen de Monotributo]

La iniciativa plantea actualizar los topes de cada categoría y crear un puente para facilitar el ingreso de contribuyentes al régimen general. Además, contempla la actualización para las escalas y montos del monotributo correspondientes al período 2020, que comenzarán a regir cuando la ley sea promulgada por el Poder Ejecutivo.

La reforma propiciada por la AFIP busca armonizar la transición entre el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (RS) y el Régimen General (RG), tanto en términos administrativos como en los montos de las obligaciones que deben afrontar los aportantes al monotributo.

Para los casos de monotributistas cuya facturación superó el límite más alto del régimen hasta un 25%, se contempla que puedan mantenerse en su actual condición durante el período fiscal 2021.

Los que superaron ese monto se tendrán que pasar al régimen general, y se establece una transición para que los contribuyentes puedan afrontar los pagos de Ganancias y de IVA.

De acuerdo con el proyecto, podrán deducir además, en el primer año, el 50% del importe que le corresponde pagar de IVA, el 30% en el segundo y el 10% en el tercer año. Finalmente, el proyecto establece un Régimen de Sostenimiento e Inclusión Fiscal para los sujetos comprendidos en el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias