El paso de Verónica Magario por Las Flores y el fantasma del panquequismo en Azul - Política y Medios
17/09/2021 - Edición Nº4977

ACTUALIDAD

El paso de Verónica Magario por Las Flores y el fantasma del panquequismo en Azul

Las vicisitudes de las visitas de la vicegobernadora bonaerense por los municipios del interior de la provincia, en el marco de la configuración de la escena política de cara a las legislativas.

Esta semana la presidenta del Senado Provincial, Verónica Magario, visitó dos ciudades del Buenos Aires profundo. El miércoles desembarcó en Las Flores, distrito de la Quinta Sección Electoral y el jueves lo hizo en Azul. 

En las Flores, ciudad ubicada sobre la Ruta Nacional Nº 3, a 182 kilómetros de la capital provincial fue recibida por el Jefe Comunal Alberto Gelené, quien ya va por su cuarto mandato.

La actividad central estuvo enmarcada en el 8M. Junto a la Ministra de Mujeres bonaerense, Estela Díaz, firmaron con el Municipio local el convenio del Programa “Comunidades sin Violencias” y realizaron reuniones con las áreas de género de la 5ta región de la provincia.

Sin embargo, cuando se comienza a palpitar el año electoral, en los pasillos de la Municipalidad de Las Flores se comenta que en el despacho del intendente no se habló sólo de producción, reclamos y proyectos.

La experiencia de Gelené no es para desaprovechar. Magario respeta a este peronista que en su pueblo gana elecciones por casi el 60% de los votos. Con el PJ llegó a la comuna en el 2003, renovó en el 2007 y en el 2011. En las elecciones de 2015 no fue candidato y Las Flores pasó a ser gobernada por Cambiemos. Volvió a postularte en el 2019 y el 59,57% de los florenses le volvió a decir que sí.

Con esta trayectoria, Gelené es una pieza importante de la Quinta con la que hay que articular pensando en las elecciones de medio término que se avecinan. Además, al igual que Magario, es municipalista. Considera que el municipio es la herramienta fundamental para hacer crecer la ciudad.

Una de sus preocupaciones es el salario de los municipales. Para un buen funcionamiento, apuesta a tener trabajadores bien pagos y por eso, ni bien asumió, instruyó a su Secretario de Finanzas, Pablo García Romero, para que pagara un bono de 5 mil pesos para paliar la devaluación que los sueldos sufrieron durante el gobierno liberal de Mauricio Macri.

La vicegobernadora bonaerense junto a Gelené recorriendo el Centro Recreativo de la Laguna de Las Flores.

[El singular escenario político en tierra azulada]

Azul junto con Olavarría concentran la mayor parte del electorado de la Séptima. Ambos distritos suman poco más de 150 mil votantes y son gobernados por Juntos por el Cambio. El jefe comunal de Olavarría es Ezequiel Galli, un dirigente PRO de la primera hora. En Azul gobierna Hernán Bertellys, que pasó -sin escalas- de la movida de música tropical a la política.

El bailantero es alcalde desde 2015. En aquel entonces su agrupación política “Peronismo sin Fronteras”, le ganó la interna al entonces intendente José Inza. Ya como candidato del Frente para la Victoria, Bertellys se impuso en las generales con el 34,22 por ciento de los votos, dejando en el camino a otro PRO puro: Ramiro Ortiz Massey, el candidato de Cambiemos.

A poco de andar, el 5 de julio de 2016, durante una visita a Azul de la entonces gobernadora, María Eugenia Vidal, Bertellys anunció su “pase” a Cambiemos, traicionando a los azuleños que lo habían votado por el Frente para la Victoria

El oportunismo político le permitió gobernar sin mayores sobresaltos durante los cuatro años de Macri y Vidal. Sin los recursos de la provincia el municipio de Azul no hubiese podido pagar los sueldos a sus 1.800 empleados. 

El gatopardismo, y algunas decisiones del gobierno macrista que golpearon fuerte a la ciudad -como el cierre de Fanazul, dejando 250 familias en la calle- no le impidieron volver a ganar en el 2019. Luciendo la camiseta de Juntos por el Cambio, retuvo el Municipio con 57,23% de los votos contra 36,47% del candidato del Frente de Todos, Nelson Sombra.

Uno de los destnos del recorrido fue el frigorífico Azul Natural Beef - Devesa.

Junto con Bertellys, en las elecciones de 2019, en Azul ganó la actual oposición también en la nación y la provincia. Un resultado a contramano de lo que pasaría cuando se sumaran los votos de todos los distritos electorales y se consagraran las fórmulas Fernández-Fernández y Kicillof-Magario.

Por este motivo, desde la asunción de las nuevas autoridades Bertellys intenta hacerle creer a los azuleños que son discriminados por la provincia. Le molesta que algunos ministros pasen por Azul y no se detengan a saludarlo, como fue el caso de Augusto Costa, ministro de Producción, Ciencia y Tecnología, que prefirió reunirse con el Concejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica local.

Hace dos días, en su discurso de apertura del periodo legislativo en el Concejo Deliberante reprochó: “Consideramos una injusticia que el Gobierno de la provincia de Buenos Aires cobre a los Municipios lo que recibió del Gobierno Nacional sin tener que hacer ningún tipo de devolución. Lo recibido desde Nación fue una ayuda récord de aproximadamente doscientos mil millones de pesos”.

Se refería al dinero enviado por la Nación para ayudar a la Provincia y que esta a su vez repartió entre los Municipios en calidad de préstamo para sobrellevar la pandemia.

Lucrecia Egger, senadora provincial de Juntos por el Cambio en representación de la Séptima Sección Electoral, abona la misma teoría conspirativa. Días atrás disparó contra el ministro de Infraestructura, Agustín Simone, ante el atraso de las obras comprometidas por el Gobierno provincial para Azul en el marco del tratamiento de la ley fiscal impositiva aprobada por la Legislatura en el año 2020.

Magario y Bertellys tras la reunión en el despacho del jefe comunal.

“El gobierno de Kicillof le da la espalda a Azul en la obra pública. La excusa que da el Ministerio de Infraestructura de la Provincia es casi una burla después del tiempo transcurrido: tecnicismos”, señaló Egger y presento un pedido de informes en el Senado.

Quizás estos temas fueron los que llevaron a la vicegobernadora a reunirse con Bertellys durante una hora y media a puertas cerradas. Una reunión en la que según los protagonistas se habló de todo: “Hasta de política”, diría con picardía el Intendente. 

Una frase y un par de gestos: salir juntos del Municipio para la foto y que Hernán llevara a Verónica manejando personalmente el auto oficial en la recorrida por los sectores productivos de la ciudad crearon malestar en referentes locales del Frente de Todos y dieron lugar a que los azuleños especulen: “¿Se estuvo negociando la vuelta?”

Casi un imposible. Aunque bien sabemos que en política la palabra “imposible” no existe, y menos para Bertellys.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: