El movimiento de mujeres exige justicia por Úrsula: “Había denunciado a su atacante y nadie hizo nada” - Política y Medios
18/09/2021 - Edición Nº4978

NI UNA MENOS

El movimiento de mujeres exige justicia por Úrsula: “Había denunciado a su atacante y nadie hizo nada”

La joven fue asesinada en la localidad de Rojas y su exnovio, un agente de la policía, quedó detenido por el femicidio. Desde MuMaLá pidieron “el desarme de aquellos miembros, en actividad o retirados, que cuenten con denuncias previas”.

El femicidio de Úrsula Bahillo, de 18 años, sigue generando conmoción y bronca en la sociedad en general y en el movimiento de mujeres en particular. En este contexto, desde el Observatorio de MuMaLá (Mujeres para la Matria Latinoamericana), difundieron un comunicado en el que piden justicia por la joven asesinada por su ex novio, el oficial Matías Ezequiel Martínez (25), que ya contaba con varias denuncias por violencia de género.

“Exigimos justicia por Úrsula, asesinada por su ex novio (policía bonaerense) en Rojas, Provincia de Buenos Aires, quien tenía 18 denuncias previas a su atacante, estaba amenazada de muerte y nadie hizo nada”, escribieron.

En esa línea, se preguntaron “¿Qué pasa con la policía bonaerense y las fuerzas de seguridad de todo el país?”  y dieron a conocer contundentes cifras: según el Observatorio Mumalá, el 12% de los femicidios al 31 de enero del 2021, fueron cometidos por miembros de fuerzas de seguridad, en actividad o retirados.

 

 

“Le decimos al Ministro de Seguridad Sergio Berni que investigue hasta las últimas consecuencias estos crímenes, y todas las denuncias por violencia machista contra agentes de las fuerzas de seguridad de la Provincia”.

“Pedimos la urgente implementación de la Ley Micaela, como así también el desarme de aquellos miembros, en actividad o retirados, que cuenten con denuncias previas. No queremos que la impunidad policial se transforme en política de Estado. No más muertes de pibas por abandono estatal y encubrimiento policial”, completaron.

[El femicidio]

Úrsula Bahillo fue encontrada muerta con golpes y puñaladas la noche del lunes, cerca de las 20.30, entre pastizales de un campo, a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros a las afuera de Rojas.

Por el femicidio está detenido su expareja, Matías Ezequiel Martínez, un oficial de policía bonaerense que estaba con carpeta psiquiátrica desde septiembre del 2020 y que se autolesionó luego del hecho.

Lo que los investigadores tratan de establecer ahora es si Martínez  citó allí a Úrsula o bien pactaron un encuentro para solucionar cuestiones relativas a su vieja relación y a las denuncias que la víctima había radicado contra él por violencia de género.

El femicidio se descubrió tras el llamado al 911 de un tío del propio imputado en el que refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque le confesó en un llamado que "se había mandado una cagada".

Al llegar al lugar, la policía se encontró con la chica asesinada y al agresor malherido dentro de su auto, un Peugeot 307. El sospechoso intentó escapar a pie por los pastizales y el campo, pero de inmediato fue reducido y apresado.

Dentro del auto, los investigadores hallaron una cuchilla de carnicero con mango blanco y manchas hemáticas, que se cree fue el arma homicida y quedó secuestrada para peritajes.

Según las fuentes, todo indica que tras una discusión, Martínez asesinó a Bahillo a puñaladas y con la misma arma blanca se autoprovocó una serie de lesiones.

El policía, que se desempeña en un Destacamento de San Nicolás pero estaba con licencia psiquiátrica hace unos cinco meses, fue detenido y quedó a disposición de la justicia acusado de "homicidio calificado por violencia de género" (femicidio), delito que prevé prisión perpetua.

 

 

Los voceros consultados indicaron que Martínez, el lunes a la mañana, fue notificado sobre la violación de la perimetral y de la denuncia de la misma Bahillo y su madre en la Comisaría de la Mujer.

En redes sociales, algunas amigas de la víctima publicaron capturas de pantalla con mensajes de la propia Úrsula en los que, entre otras cosas, contaba: "Me re cagó a palos mal", " siete meses me pegó", "me callé siempre" y "hasta que me vi muerta, por eso lo denuncié".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: