Economía del Conocimiento: “El beneficio directo del Estado es tener más y mejor empleo” - Política y Medios
25/06/2021 - Edición Nº4893

ENTREVISTA

Economía del Conocimiento: “El beneficio directo del Estado es tener más y mejor empleo”

En diálogo exclusivo con PolíticaYMedios, el presidente del Polo IT La Plata, Pablo Baldoma Jones, admitió que la industria tecnológica regional tiene “doble potencial y oportunidad” apuntando a “a ser un faro para la atracción de inversión por el talento reconocido de Argentina”.

Dentro de la labor que desenlazó el Gobierno durante 2020 surgió la Ley 27.570 sancionada en el Congreso de la Nación en octubre y que incumbe a la Economía del Conocimiento.

En resumen, fue reglamentada el diciembre y atañe a promover nuevas tecnologías, generar valor agregado, fomentar el empleo de calidad, facilitar el desarrollo de PyMES y aumentar las exportaciones de empresas que se dediquen a la industria del software; la nanotecnología; la biotecnología; las industrias audiovisual, aeroespacial y satelital; la ingeniería para la industria nuclear y la robótica, entre otras actividades.

Sobre la temática y su objeto, en diálogo exclusivo con PolíticaYMedios, Pablo Baldoma Jones, presidente del Polo IT La Plata, apuntó: “La ley no estipula mayor demanda, sino más bien mejores condiciones para que las empresas y pymes puedan tomar más empleados y tener mejores beneficios para ellos y ellas”.

En ese punto, la pregunta por la popular mano de obra llegó al pie. “La oferta de perfiles capacitados en la industria es un desafío, no solo en Argentina, sino en todo el mundo”, aclaró el titular del Polo IT platense ya que, conforme citó: “En Argentina faltan aproximadamente entre 5 a 10 mil personas por año” (en referencia a profesionales de áreas laborales).

El breve resumen del diputado provincial Lucas Romero Spinelli acerca de la Ley.

En el aspecto local, cabe remarcar que desde el Polo IT La Plata se conformó un consejo asesor con la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) a fin de poder trabajar en conjunto (con más de 70 representantes y 2500 empleados en forma directa, según detalló Baldoma).

El entrevistado explicó que se busca “consolidar a La Plata como ‘Ciudad del Conocimiento’, e incentivar en colegios secundarios las carreras STEAM (Ciencia, Tecnología, Matemáticas, Ingeniería, Arte)”.

En introducción a la temática, adelantó que “el beneficio directo del Estado es tener más y mejor empleo” en clave de que "la industria del software es la industria, particularmente en La Plata, que tiene un doble potencial y oportunidad: por un lado, cambiar la matriz tecnoproductiva y, por otro, consolidarse como el sector con mejores salarios”.

[Empleo]

En sintonía con lo estipulado por la página oficial del ejecutivo nacional, las empresas de Servicios Basados en el Conocimiento (SBS) exportan cerca de u$s6.000 millones al año, una cifra que ubica al sector como el tercer complejo exportador del país.

Además, emplea a más de 250 mil trabajadores, con salarios promedio muy por encima del resto de la economía, y se prevé que para 2030 de trabajo a medio millón de personas. Solo la industria del software y servicios informáticos aporta alrededor de 7.700 puestos de trabajo y se estima que existen 6.000 vacantes sin cubrir.

Entonces, la Ley “impactaría en forma directa en el gran caudal de empresas mayoritariamente pymes de la industria del software local en argentina”, estimó Pablo Baldoma acerca de la importancia de esta reglamentación, seguido de lo cual adviertió que “cerca del 75% de las empresas en Argentina tiene menos de 30 empleados, y a diferencia de otras industrias, no está atomizada en pocas empresas”.

Este punto, conforme el entrevistado, “convierte al sector en una gran oportunidad para, no sólo crear empleo, sino para crear nuevas empresas, que es el gran desafío que tiene Argentina”, lo cual favorecería a la competitividad interna.

El Senado aprobó de manera unánime el proyecto.

Por su parte, esta Ley otorga beneficios adicionales en las contribuciones patronales para las empresas que empleen mujeres, personas con discapacidad, residentes en zonas de menor desarrollo, travestis y transexuales.

En esa referencia, el titular del Polo IT La Plata señaló que “debemos tener en cuenta que es una industria con mayor porcentaje masculino (aun cuando las primeras programadoras fueron mujeres) y reconocer que es una carrera que es estudiada por menos cantidad de mujeres por varias razones, que la misma industria en forma proactiva está tratando de revertir (formando a más mujeres, incentivando esto desde los secundarios, etc)”.

No obstante lo expresado, Baldoma se entusiasmó en el espacio propiciado por el Estado argentino para los sectores invisibilizados: “Celebramos más incentivos a grupos minoritarios, pero, desde un punto de vista pragmático, se debe entender que las empresas y pymes locales tienen necesidad de personas y talento, sin importar el género, ni la condición física. O aún como sucede ahora mismo con el trabajo remoto, sin importar si viven en grandes urbes, o en zonas alejadas o de menor desarrollo”.

[Impacto económico y beneficios fiscales]

Además de la reducción de las contribuciones patronales y reducción diferenciada por tamaño de empresa del impuesto a las ganancias que establece la ley; se fija en 0% la alícuota de los aranceles de las exportaciones de servicios para las empresas que cumplan con todos los requisitos de la ley y se inscriban en el Registro. Hasta ahora, la alícuota que pagaba este sector por los derechos de exportación era del 5%.

A su vez, la normativa establece que las empresas beneficiarias del sector gozarán de una reducción del Impuesto a las Ganancias en un porcentaje que varía en función del tamaño de cada firma, beneficiando así más a las pymes por sobre las grandes empresas.

Es así que “la consecuencia inmediata de la implementación de la LEC (Ley de Conocimiento), por fuera de la progresividad que tiene, es que las empresas podrán tener previsibilidad fiscal en materia de promoción”, explicó el titular del Polo IT local, al tiempo que aclaró: “tengamos en cuenta que no son subsidios, sino es una promoción a una industria como lo tienen tantos países en Latinoamérica”.

Ante lo expuesto en materia fiscal, Baldoma ratificó que “los trabajadores y las trabajadoras podrán tener mejores oportunidades para desarrollarse”.

En tanto, conforme aportó el entrevistado, las proyecciones indican que hacia 2030, alrededor de un cuarto del producto bruto global estará asociado a actividades de la economía del conocimiento.

“Gran parte de ese rendimiento tiene vínculo con el software y servicios basados en tecnología y lo mismo sucede en Argentina con el proceso de transformación digital que hemos venido viendo de forma acelerada en los últimos años”, analizó el protagonista a cuento del exponencial in crescendo de la actividad. 

Sin embargo, Baldoma Jones reportó que en 2020 hubo una baja sustancial en las exportaciones de servicios de desarrollo de software. Aún así, el sector del conocimiento se ubica como la tercer área más exportadora en Argentina.

“El desafío está en poder ser un faro para la atracción de inversión por el talento reconocido de Argentina”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: