La estrategia de Garro y el bloque macrista para freezar el Concejo Deliberante - Política y Medios
23 de octubre de 2020 - Edición Nº4648

LA PLATA

La estrategia de Garro y el bloque macrista para freezar el Concejo Deliberante

Tras un mes se volvió a reunir la Comisión de Legislación, Interpretación y Reglamento, siendo la tercera vez en lo que va del año. La conveniencia oficialista ante la realidad que se oculta en la ciudad de La Plata.

Por: Juan Amicuzzi

En el plano futbolístico, ese deporte que tanto atraviesa a quienes habitamos este país, cuando se dice que “se mete el partido en el freezer”, se refiere a la posibilidad de que, aquel equipo que va ganando, de manipule el juego con dilaciones y artimañas al borde del reglamento. En La Plata, tanto el intendente Julio Garro como su bloque de concejales macristas apelan a la misma estrategia deportiva con el propósito de silenciar al Concejo Deliberante y aplastar hasta hacer desaparecer el preponderante trabajo de las distintas comisiones que articulan sus proyectos a tratarse constitucionalmente en un Recinto con muy pocas ganas de trabajar.

Desde que comenzó este año, una de las comisiones de trabajo de los ediles más trascendental es la de Legislación, Interpretación y Reglamento, que solo se reunió tres veces lo que representa una muy escasa frecuencia de un cónclave cada aproximadamente 100 días. En remisión de pruebas, las fechas correspondientes a las únicas reuniones de comité se produjeron el 23 junio, el 7 de septiembre y el último 7 de octubre.

La clave de esta estrategia de anti-política por parte del oficialismo radica en que es esta Comisión la que debe procesar cada proyecto de ordenanza tratado en el resto de las reuniones asamblearias fuera del Recinto. A su vez, esta unidad es quien debe dar despacho para que los tratamientos se representen en las sesiones ordinarias o, en su defecto, extraordinarias.

Con todo, el macrismo platense mantiene en pausa toda discusión y no admite el trabajo constitucional en comisiones de los proyectos tanto de su propio bloque como de la oposición. Es decir que mediante el “muñequeo” de esta situación, Garro y sus concejales van “manejando los tiempos” políticos.

De hecho, con este marco que genera el oficialismo local, se trastorna el funcionamiento del Concejo Deliberante en donde, tácticamente, deben construirse consensos mediante acuerdos de los dos tercios dentro del Recinto. O sea que se desestima el real fin de la labor en comisiones.

Ante lo expuesto, el bloque del Frente de Todos deslizó la posibilidad de continuar visibilizando esta postura intransigente del macrismo platense, producto de un antidialoguismo puro y duro. De todas formas, se proyecta que el próximo miércoles en la sesión ordinaria Nº 12 del Concejo se retome el debate y crezca la tensión.

A los efectos de un cuerpo deliberativo parado, funcional al gobierno de turno y habilitador de negocios que no oyen reclamos y acuerdos preocupantes con distintos sectores empresariales de la capital provincial, se suma la incapacidad del bloque oficialista de sostener tal ocultamiento. Por ejemplo, se esconden significativos nexos inmobiliarios con el propósito de rezonificar (léase, explotar) reservas como la que se está estipulando para realizar en el Barrio San Carlos, amenazando el desarrollo urbanístico de la región -loteando hasta el último metro cuadrado- y la conservación medioambiental. Este tema ya fue apuntado por Todos para esclarecer la realidad del asunto. También se ocultan tratativas sumamente descapitalizadoras del patrimonio público para acordar enormes pasivos con firmas prestadoras de servicios sanitarios.

Quedando apenas unas semanas para el cierre del ciclo legislativo, Garro y compañía están a punto de lograr su cometido de invisibilización de sus maniobras con tal de explotar los capitales estatales a manos de privados, ausentándose como autoridad política al frente.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias