Consumo y obra pública: las señales con las que el gobierno busca dar vuelta la crisis - Política y Medios
23 de octubre de 2020 - Edición Nº4648

DESDE CASA ROSADA

Consumo y obra pública: las señales con las que el gobierno busca dar vuelta la crisis

La mesa chica del Ejecutivo considera que la recuperación de la actividad y del consumo serán fundamentales para no tropezar en las elecciones legislativas de 2021. En Interior garantizan la realización de las PASO en agosto próximo y confían que habrá vacuna para atemperar las restricciones de la pandemia. Sin embargo, analizan "escenarios electorales registrados en otros lugares del mundo", con la posibilidad de ampliar los centros de votación.

Por: Emiliano Russo - Desde Casa Rosada. Especial para PolíticaYMedios 

 

En una semana en la que comenzaron a divulgarse los datos que dan cuenta de una profunda crisis económica -un 13,1% de desocupación y cifras que preanuncian un alza en la pobreza- el gobierno busca cimentar los ejes del relato de "reconstrucción" en marcha: más obra pública para generar reactivación y el desafío de incrementar el consumo con paritarias que apenas comienzan a desperezarse.

Para ello deberán atenuar los ruidos internos (hubo pases de factura "por los errores de comunicación" en la implementación del súper cepo cambiario) y despejar la "desconfianza" del mercado que mira con preocupación el aporte a la riqueza que Diputados se apresta a tratar, y con expectativa los primeros pasos para la renegociación de la deuda con la misión del FMI que arribará en las próximas horas.

El principal apuntado por la inestabilidad del mercado cambiario es Miguel Pesce, titular del Banco Central que, pese a las embestidas internas, sigue contando con el apoyo del presidente Alberto Fernández. El último jueves a las 19, cerró la convocatoria a integrantes del equipo económico que hizo el jefe de estado en Casa Rosada: lo antecedieron Matías Kulfas (Producción) y Martín Guzmán (Economía), quien se había opuesto al torniquete a la venta de dólares.

Pese a los errores de comunicación -para algunos estrategas faltó contextualizar el motivo del vaciamiento de las arcas del Central ya sea por la fuga propiciada por el macrismo y por la inestabilidad propia de la pandemia-, afirman que no quedaba margen más que para frenar la salida de divisas.

Mientras tanto, el Palacio de Hacienda explora la posibilidad de utilizar el swap con China para así poder sumar unos 6 mil millones de dólares al alicaído tesoro de la autoridad monetaria. También se estudian nuevas alternativas para que el campo “adelante" la liquidación de la cosecha. El ministerio del Interior, de Wado de Pedro, ya recibió el mandato de muchos gobernadores para que el Ejecutivo restituya el denominado "Fondo de la Soja " (FoFeSo), que el macrismo les quitó en medio de la corrida de 2018. Si unos pocos mandatarios judicializaron esa medida ahora la mayoría reclama el regreso de esos ingresos para hacer frente a la pos pandemia.

En Casa Rosada estudian el tema, pero ya avisaron que, a cambio, pedirán a los gobernadores que "ayuden a convencer" a los productores rurales a que rápidamente liquiden los dólares para así poder engrosar las reservas del Central.

Las urgencias del mercado cambiario no son la única causa de "desconfianza". Guzmán presentó el Presupuesto 2021 en Diputados donde quedó como anécdota su técnica "para sarasear" a un auditorio que tardaba en organizarse, pero, más allá de los planes previstos para potenciar la obra pública o programas sociales como Argentina Hace, no hubo pistas sobre cómo se financiará la continuidad de la emergencia. Esto es, una probable asistencia a empresas que sigan con problemas de facturación (hoy cubiertas por el ATP) y el pos IFE que, se sabe, estará más "focalizado" y vinculado a una "contraprestación" del beneficiario.

Esta semana el INDEC comenzó a poner blanco sobre negro sobre los efectos recesivos de la pandemia que se han montado a la "estanflación" que legó la administración de Juntos por el Cambio. Como gusta decir el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el oficialismo debe hacer frente a una "mamushka" de crisis. Al 13,1% de desempleo, que podría haber sido más gravoso de no ser por la gran cantidad de personas que dejaron de buscar trabajo en el segundo trimestre, se conoció la pauperización del salario: el 80% de la población ocupada mostró ingresos individuales máximos de $40.735 de promedio, por debajo del costo de la canasta básica total que mide la condición de pobreza, que en junio pasado era de $43.810. Son cifras que adelantan un aumento en este flagelo y confirmarían la conjetura del dirigente Juan Grabois, que en mayo pasado alertó que la pandemia iba a dejar a la mitad de Argentina bajo la línea de pobreza.

A los planes de aliento al consumo, como el nuevo Ahora12 o la financiación blanda para comprar motos, se deberá sumar la normalización de las paritarias que hagan más realista el salario de los trabajadores. En medio de las presiones de los gremios estatales, el Ejecutivo aceleró la propuesta de aumento a los casi 200 mil agentes de la administración pública nacional. Fue un "17% mentiroso" -en la mesa de negociaciones del último martes se propuso un 15% que fue corregido con una comunicación telefónica posterior-, que igualmente fue rechazado por ATE y UPCN. En Jefatura de Gabinete, no obstante, consideran que el próximo martes podrán cerrar la negociación con una propuesta superadora. Por un lado, el oficialismo busca cerrar un frente de conflicto y por otro, dar señales hacia otras negociaciones colectivas que la toman como referencia. 

Es que la mesa chica del Ejecutivo considera que la recuperación de la actividad y del consumo serán fundamentales para no tropezar en las elecciones legislativas de 2021. En Interior garantizan la realización de las PASO en agosto próximo y confían que habrá vacuna para atemperar las restricciones de la pandemia. Pero, por las dudas, ya analizan "escenarios electorales registrados en otros lugares del mundo", con la posibilidad de ampliar los centros de votación. Por ahora, no hay confirmaciones. Pero saben que el tiempo apremia. Quedan poco más de tres meses para para implementar alguna enmienda: no habría margen político para cambiar las condiciones para sufragar "en un año electoral".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: