18 de septiembre de 2020 - Edición Nº4613

VECINOS ATERRADOS

Una banda de usurpadores asedia a vecinos de un barrio platense

El conflicto de la toma de tierras no cesa en la capital provincial y hay familias que denuncian ataques e intimidaciones por parte de delincuentes para desalojarlos de sus casas.

La problemática de la usurpación de propiedades se vio eclipsada en los últimos días por el reclamo salarial de la policía bonaerense. No obstante, las bandas delictivas no cesaron de ocupar tierras y, en este caso, aterrar a propietarios para arrebatarles su domicilio.

Tal es el caso de un barrio popular ubicado en la localidad de Lisandro Olmos, Partido de La Plata, cuyos vecinos se ven constantemente amenazados por una familia que arribó hace menos de un mes, y en ese lapso atacaron y amedrentaron a diferentes frentistas para hacerse de sus propiedades.

[Una secuencia de agresiones constantes]

En los últimos días, los ataques e intimidaciones de este grupo de usurpadores fueron una constante. Los vecinos presentaron denuncias ante las autoridades policiales, ya que la intervención de los efectivos viene siendo, hasta ahora, lo único que impide que el conflicto pase a mayores.

Según confiaron a PolíticayMedios las víctimas, el lunes 7 alrededor de las 15:30 horas observaron a una de las agresoras, identificada como Milagros Sandoval, ingresando a la casa de uno de los vecinos.

Ante la situación, se dio aviso por un grupo de Whatsapp, tras lo cual se reunieron varios frentistas para pedirle explicaciones. Según informaron, aseguró que no tenía casa y expresó: “me voy a quedar a vivir acá”. No obstante, en la comunidad era conocido que la mujer residía, de hecho, en la casa lindante (ubicada en 52 entre 181 y 182).

A pesar de que le remarcaron esto, hizo oídos sordos y, luego de sacar las pertenencias del dueño de casa (que no se encontraba en el barrio), comenzó a ingresar sus muebles. La mujer no depuso su actitud hasta la llegada de efectivos policiales, alertados por los impotentes vecinos.

Al día siguiente, alrededor de las 14 horas, otra de las mujeres de esa familia, identificada como Micaela Villarreal, organizó una reunión para informar sobre el estado de facturación del medidor de agua comunitaria, ya que es la encargada. Según denunciaron los vecinos, asistió acompañada de varias personas con palos y herramientas.

Es que la finalidad de la reunión era informar que, como algunos se habían atrasado en el pago de la cuota mensual, se les iba a cortar el servicio. Así, se dispusieron a hacerlo por la fuerza hasta que, una vez más, la presencia policial dispersó la amenaza.

En la madrugada del miércoles 9, tras la realización de una fiesta en el domicilio de esta familia que asola a la comunidad, las escenas de violencia escalaron dramáticamente. Varias personas salieron de la propiedad e ingresaron al terreno de otra de las vecinas y la amenazaron.

Según denunció la mujer, uno de los integrantes de la familia, identificado como Víctor, le gritaba: “Te vamos a prender fuego la casa con vos y tu familia adentro”. La situación se tornó más desesperante aún cuando se escucharon disparos de arma de fuego, efectuados por el mismo hombre según el testimonio de la damnificada.

El último de los episodios ocurrió esta mañana, alrededor de las 9. Una de las frentistas, al salir de su casa, observó un amontonamiento de gente. Al acercarse observó que Sandoval, Villarreal y otra de las hijas del sujeto que efectuó los disparos estaban golpeando a su hija. Tras el ataque, la joven resultó “golpeada en varias partes de su cuerpo”.

Los vecinos, atemorizados, aseguran que la familia llegó al barrio hace menos de un mes, y que en ese lapso Víctor, el presunto cabecilla, “ya confrontó y lastimó a dos vecinos”.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias