18 de septiembre de 2020 - Edición Nº4613

EMOTIVO

Los conmovedores mensajes en los manteles de papel que recibieron pacientes de coronavirus

Un grupo de mucamas del hospital Houssay de Mar del Plata escribe cartas a los adultos mayores que permanecen aislados en el tercer piso del centro asistencial. La idea es que se sientan menos solos y recuperen el ánimo. "Que tenga una buena noche y mañana despierte mejor", escribieron en una de las misivas.

Luego de que, a principios de julio, el Hospital Houssay de Mar del Plata se convirtiera en uno de los principales focos de contagio y recepcón de casos de coronavirus la situación parece ahora estar bajo control. Sin embargo, el trabajo incansable de los y las trabajadores de la salud continúa siendo constante e intenso ya que el sector para pacientes con COVID-19 se encuentra casi con ocupación completa.

Totalmente aislados en el tercer piso del centro asistencial, los adultos mayores internados sólo tienen contacto con el personal de salud. Por eso, a un grupo de mucamas del turno tarde se le ocurrió empezar a escribirles mensajes de aliento y hasta adivinanzas en los manteles individuales de papel, como una forma de acompañarlos en este momento tan difícil de la pandemia.

“Empezamos a hacerlo y enseguida recibimos mucho cariño, por eso es una alegría muy grande para nosotras”, dijo Nancy López, una de las mucamas del sector que se ocupa de servir la merienda y la cena a los diez pacientes internados en esa área.

La idea de enviar mensajitos en los manteles pronto tuvo el respaldo de los médicos y las enfermeras, quienes entienden que, en este contexto tan complejo, esa muestra de cariño ayuda a mejorar el estado de ánimo de los ancianos, que apenas llegan a hacer contacto visual con los ojos de las trabajadoras que deben vestir trajes de protección especiales.  Un progreso en el aspecto psicológico- emocional, es un gran empujón a la hora de sobrellevar los malestares físicos que trae aparejado el virus. 

“Querida Juana, espero que tenga una buena tarde. Que se mejore pronto. Y coma todo”, dice uno de los mensajes acompañado por varios signos de exclamación, corazones y dibujos de las títpicas “caritas felices”. 

Otra de las breves cartas, reza: "Querido Salerno, esperamos que se mejore prontito. Que tenga una buena noche y mañana despierte mejor". Y otra vez, insisten: "Coma todo". Luego, firman Laura, Alexia, Zoe, Nancy y Silvina

En el caso de los pacientes que se encuentran en terapia intensiva, aunque muchos no tienen posibilidad de hablar porque están intubados, las trabajadoras tratan de tomarles la mano aunque sea unos minutos y les hablan para que, si pueden escucharlas, sepan que no están solos.

“Les escribimos cartitas y ellos ya las están esperando. Incluso, tenemos que tener cuidado de no ensuciar los manteles porque se las guardan”, concluyó Nancy. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias