Los dichos de un médico antiderechos destaparon la problemática del acceso a la ILE en Santa Cruz - Política y Medios
23/10/2021 - Edición Nº5013

#ABORTOLEGALYA

Los dichos de un médico antiderechos destaparon la problemática del acceso a la ILE en Santa Cruz

Un obstetra del Hospital público de Puerto Santa Cruz puso en duda la existencia del abuso sexual infantil y aseguró que en su centro médico “no se hace ningún aborto”. En diálogo con PYM, Socorristas en Red advirtieron sobre las dificultes para acceder a la Interrupción Legal del Embarazo en toda la provincia: “Las mujeres están abandonadas”.

Mientras en Argentina el proyecto de ley de Aborto Legal elaborado por el Gobierno espera para ser enviado al Congreso de la NaciónElider Pecile, médico cirujano especializado en obstetricia que integra el plantel del Hospital público de Puerto Santa Cruz, declaró públicamente que pone a “los abusos sexuales entre comillas” y, además, propone no abortar a las “niñitas” violadas a las que les dejaron “la semillita”.

Pécile ejerce desde hace más de 25 años en el Hospital público, donde se encarga del seguimiento de pacientes embarazadas y asiste partos y urgencias en el sector de obstetricia. Su nombre entró en el centro de la polémica luego de que, días atrás, en una entrevista en Sábados Informales, que se emite por FM Nueva Cañadón, habló en contra del aborto y cuestionó a las víctimas de abuso sexual, a quienes, además, dijo que intenta convencer de completar embarazos que se pueden interrumpir legalmente desde 1921.

Consultado al aire sobre cuál es su postura ante el aborto, Pécile contestó: “Yo quiero trabajar con un equipo interdisciplinario: que venga la mujercita con el problema, que no venga ni su madre ni su abuela. Entonces le decimos: ‘Señora, mijita, cuántas personas en el mundo están anotadas para adoptar un bebé y vos tenés uno y lo vas a tirar. Te cuidamos, te tenemos en sábanas de seda, te brindamos todo lo que necesitás, tenés tu hijo y lo regalás, lo donás, lo das en adopción, pero no lo tirés. Ese es el camino correcto’”, apuntó Pecile sobre su intención de abordar a la niña a solas para intentar que lleve a término una gestación que no desea.

En otro tramo de la entrevista, el médico habló de la “iniciación sexual” cada vez más temprana de las “niñas” utilizando una metáfora de que los varones “plantan el rabanito, dejan la semillita y se van”. “Pero la niñita queda con la semillita y si germina y la niñita tiene 9 años, 10, 12, 13 años...”

“A ese tipo de edad, ¿no estamos hablando de un abuso de menores?”, interrumpió oportunamente el conductor. “Al abuso lo tengo muy entre comillas. ¿Sabe? No digo que no exista, pero llegado a una intimidad, donde solamente las paredes escuchan... y bueno... aunque ahora está este sistema que es peligroso, porque te agarran con las manos en la masa y no te falta ADN, no te hace falta nada”, lanzó.

[El acceso a la ILE: un imposible en Santa Cruz]

Las palabras de Pécile reflejan una realidad cruda y dolorosa: es que, según confirmaron a PolíticaYMedios representantes de Rosa Rabiosa –agrupación de Comodoro Rivadavia que pertenece a Socorristas en Red- son decenas los casos en que, por la negativa de los profesionales del hospital, las autoridades tuvieron que pedir traslados a otras localidades donde se pudiera garantizar el derecho a la interrupción del embarazo. Los dichos de Pécile confirman esa aberración: “A muchas logré convencerlas y tuvieron ese hijo”, declaró.

“Trabajamos en red con compañeras de Calafate; cubrimos el sur de Chubut y todo el territorio de Santa Cruz.  Hace 3 años acompañamos abortos y, de cada localidad de Santa Cruz, tuvimos un llamado de una mujer buscando aserosamiento en nuestro número, que es una línea de información pública sobre aborto legal y acompañamiento feminista”, contaron en diálogo con este medio. Así, confirmaron una realidad que se extiende por todo el territorio argentino.  Es que, pese a que el aborto es legal por causales (inviabilidad fetal, riesgo vital de la mujer o violación) y a que la OMS actualiza periódicamente la guía de atención del aborto, los médicos parecen hacer oídos sordos a la legislación vigente y las recomendaciones intercionales.

“En el sur de Chubut se avanzó y se empezaron a garantizar las ILE. En Santa Cruz no pasa lo mismo. Solo se garantizan en localidades muy pequeñas, como el Chaltén, Calafate o Caleta Olivia. Pero no se garantiza la ILE en Río Gallegos, que es la capital provincial. Los médicos se pronuncian ‘provida’. Las mujeres recurren a conseguir la medicación y se encuentran con profesionales que les explican mal el procedimiento, les dicen cualquier horario, les pasan mal la información. Por eso muchos abortos salen mal”, contaron desde Rosa Rabiosa.

Y ejemplificaron: “En San Julián, una chica con un embarazo de más de 18 semanas fue al hospital donde supuestamente hay médica que garantiza ILE, pero no le quiso realizar el legrado y la mandó a Río Gallegos. Ahí pasó cuatro días internada y escuchó decir de la boca de los médicos que ellos no acompañan abortos”.

Las socorristas están donde el Estado no aparece. En lo que va del año, ya acompañaron 360 abortos. La mitad, fueron de Santa Cruz. “Tenemos muchísimos llamados de Río Gallegos: mínimo 6 por semana. En la capital de la provincia a las mujeres no se les garantiza su derecho y están abandonadas”, apuntaron. E insistieron en los malos traotos de los médicos que, de forma permanente, dicen en voz alta “que son próvida”, “las rechazan” y “las juzgan”. “Esto pasa en hospitales públicos. Un médico puede objetar conciencia, pero la institución no puede: tiene que haber un médico que garantice las ILE. Pero eso tampoco está pasando”, lamentaron. 

Y hay más: según la colectiva Araucarias de Santa Cruz, más del 80% de los médicos de la provincia se niegan a llevar a cabo la ILE. 

[Niñas, no madres]

Días atrás, socorristas en Red lanzaron la campaña “En un mundo justo las niñas no son madres”, para visibilizar que en la Argentina cada 3 horas una niña de 10 a 14 años es forzada a gestar, parir y criar.

El dato revelado por UNICEF expone la vulneración de derechos de las niñas y la necesidad de cuidar esas infancias. Las niñas que cursan embarazos forzados sufren dilaciones del Estado, exposiciones mediáticas y riesgos obstétricos cuando tienen derecho a estar jugando y riendo.

"En un mundo justo las niñas no son madres", se presenta en un contexto de recambio político en la Argentina, luego de que en 2018 el Senado de la Nación no acompañara la sanción de la Ley de Interrupción Legal del Embarazo. "Es urgente que se promulgue la ley que garantice el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. Esa ley contribuirá -entre otras cosas- a frenar la violencia contra niñas obligadas a parir, a que pongan todos los esfuerzos en que niñas y adolescentes sean cuidadas”, manifiestan las propulsoras de la campaña.

Una niña embarazada es una niña abusada. Hablar de "germación y semillitas" o poner en duda el relato de una menor que fue violentada sexualmente por un mayor no hace más que confirmar que la cuestión del aborto debe permanecer en agenda parlamentaria y social, con un debate que no solo llegue al recinto sino que colme las calles, las aulas, los barrios y los hospitales. Cuánta mayor sea la conciencia a nivel social, menos mujeres y niñas verán vulnerados sus derechos. 

Es que, después de agosto de 2018, no sólo se opusieron a consagrar el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito tan injustamente postergado, sino que además, muchos profesionales se negaron con más virulencia a inumplir la ley vigente, porque el Código Penal avaló el aborto no punible por causales en 1921. Hace 98 años. ¿A caso los médicos de Santa Cruz desconocen esa realidad?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias