Garro, ausente: flexibiliza actividades pero le da la espalda a la cultura de la región - Política y Medios
09/12/2021 - Edición Nº5060

LA PLATA

Garro, ausente: flexibiliza actividades pero le da la espalda a la cultura de la región

Fiel exponente del macrismo, el intendente platense sostiene un discurso de apertura ante el aislamiento social, pero omite darle importancia a un sector pujante de la economía local. En este marco, se profundiza la necesidad de declarar la Emergencia Cultural.

Desde la Municipalidad platense –y especialmente quien la comanda, Julio Garro- vienen burlando las medidas de aislamiento y distanciamiento que se tomaron por parte del ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires. Aunque la distancia del domicilio entre la Casa de Gobierno y la comuna no es mucha, la brecha posicional política entre unos y otros es profusa y profunda.

Mientras abundan los ejemplos de ausencia de controles en las calles, el intendente y su espacio deciden ablandar hasta difuminar los protocolos epidemiológicos para distintas actividades (curiosamente, aquellas liberadas suelen tener un ‘contacto estrecho’ con su entorno), mientras un sector pujante y dinamizador de la economía regional se encuentra en crisis y en estado de abandono, producto de la negligencia y desidia del jefe comunal.

De tal forma, desde el Frente de Todos, con iniciativa de concejala Ana Castagneto, se esbozó un proyecto de ordenanza con el propósito de declarar la Emergencia Cultural local ante el marco pandémico que se atraviesa. Y, así, distanciarse de las colocaciones políticas oficialistas para atender el reclamo -que cuadra con el contexto coyuntural- del sinfín de trabajadores mencionados que tienen una esencial inserción no solo económica, sino también en cuanto a la labor productiva.

[Situación de urgencia]

PolíticaYMedios accedió a los documentos oficiales del proyecto que contiene la declaración de la Emergencia Cultural que, en su primer artículo, la declara extendida por el lapso de un año. A su vez, en segundo término, insta al Ejecutivo a “brindar asistencia económica a personas, colectivos y espacios relacionados al arte y cultura local”, “eximir el pago de tasas municipales” y asistir a trabajadores y trabajadoras “en estado de emergencia”, entre otras medidas.

En síntesis: propone que sea una cuestión institucional debido a la relevancia del sector cultural en la ciudad ya que, aunque hay mucha oferta propositiva, muchos y muchas trabajadores están sin ingresos ante la falta de demanda, lo que afecta la capacidad laboral.

Asimismo, se busca crear un fondo con una mesa de representación en pro de redistribuirlo a los/as afectados/as, que tenga ingresos de distintas actividades, y que permita que los/as trabajadores utilicen espacio culturales municipales (Pasaje Dardo Rocha, Centro Cultural Islas Malvinas, Palacio López Merino, plazas y parques locales, además de espacios culturales) para realizar festivales, talleres y demás expresiones culturales y artísticas.

[Un estado municipal en retirada]

Además del olvido y la falta de apoyo de este pujante sector regional, la comuna desatiende la Ordenanza 11.301 de Espacios Culturales Alternativos, promulgada hace casi cuatro años, donde en el artículo 4 de su reglamentación establece el otorgamiento de subvenciones mensuales no solo para aquellos definitivamente habilitados, sino también a aquellos que poseen una autorización provisoria.

En sintonía con la evidente retirada estatal municipal, este medio dialogó con el referente del Centro Cultural Casa Pulsar, Ignacio Mitoff, quien adhirió a que el gobierno de Garro está “ausente”, sobre todo “para la cultura de la ciudad”. “No potencia las actividades culturales sino que, todo lo contrario, la contrae. Sobre todo a una ciudad que tiene todo para dar desde un punto de vista cultural, en donde se ayudaría al turismo y a la generación de ingresos”, añadió el protagonista mencionado.

Más allá de las políticas públicas dedicadas a la cultura por parte de Nación y Provincia, la situación de estos espacios es crítica por lo que es imperiosa la asistencia comunal. “Si bien nosotros vimos que desde el gobierno provincial y nacional se destinaron políticas para los y las trabajadoras de la cultura y para los espacios culturales alternativos independientes -de hecho Casa Pulsar recibió un subsidio desde el Ministerio de Cultura de la Nación-, el gobierno municipal de Garro está ausente y no le interesa que la cultura de la ciudad se potencie”, concluyó Mitoff.

Por: Juan Amicuzzi

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Más Noticias