28 de septiembre de 2020 - Edición Nº4623

CAMBIOS EN EL GABINETE

Secretaría de Energía: el Gobierno desplazó Sergio Lanziani y designó en su lugar a Darío Martínez

Después de varios meses de críticas y cuestionamientos internos, Matías Kulfas le pidió la renuncia al funcionario, con quien mantenía diferencias desde el inicio de la gestión. Ahora será reemplazado por Darío Martínez, actual presidente de la Comisión de Energía de la cámara Baja.

El secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani, renunció a su cargo este viernes por pedido del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas

Según se supo en las últimas horas, Kulfas le pidió la renuncia y, en su reemplazo, designó a Darío Martínez, diputado nacional por Neuquén del Frente de Todos y actual titular de la Comisión de Energía en la Cámara baja

Vale recordar que Lanziani venía siendo cuestionado y criticado tanto dentro del propio gabinete, como también entre los actores del mundo energético por su mal desempeño en la gestión y, desde hace algunas semanas, se barabaja la posibilidad de desplazarlo del cargo. De hecho, días atrás comenzó a circular  la versión de que le estaban buscando reemplazo; novedad que se confirmó este viernes junto con el nombramiento de Martínez. 

En los últimos meses, el ahora exfuncionario Lanziani, un ingeniero nuclear de Misiones, había estado afuera de varias decisiones clave del sector energético, la última de las cuales fue el aumento de naftas dispuesto esta semana por YPF.

El malestar con el misionero arrancó practicamente desde el minuto cero del gobierno, cuando en Casa Rosada se enteraron que, desobedeciendo las órdenes del Presidente, Lanziani se fue de vacaciones a Brasil desde el 21 de diciembre hasta el 6 de enero y para colmo usando un auto prestado por un empresario del sector energético.

A su regreso tuvo dificultades por la renuncia del Subsecretario Administrativo. Maximiliano Galli, hasta ese momento hombre de confianza del Secretario, se fue tras comprobar que no podía mover un papel de su escritorio sin pedir autorización a la privada de Matías Kulfas. 

Unos días después un nuevo escándalo sacudió las oficinas de Paseo Colón. Tras reunirse con "Pepe" Albistur y Victoria Tolosa Paz decidió echar a su Jefe de Gabinete, el co-fundador del Grupo Callao, Federico Martelli. Cuentan que "Pepe", fiel a su estilo, lo amenazó con entregarle su cabeza a Alberto si no entregaba a Martelli. Aunque Santiago Cafiero intentó una tímida defensa del dirigente platense, Lanziani mantuvo su definición y concretó los deseos del temible empresario de medios y su esposa.

Luego vendría el capítulo Rovira. Cuando Sergio Lanziani hizo las valijas para instalarse en CABA, imaginaba dejar en la Secretaría de Energía de Misiones a una persona de su confianza. El Gobernador Oscar Herrera Ahuad y el jefe político de la Renovación, el inoxidable Carlos Rovira, optaron por otro nombre: Paolo Quintana. Lanziani lo sintió como una traición y comenzó a romper con Rovira. Ni los intentos de Miguel Rovira, hermano de Carlos y amigo de Lanziani, ni el pedido de Alberto de que no se meta en la interna misionera, hicieron desistir al ingeniero nuclear.

Una anécdota resume bien el espíritu inorgánico de Lanziani. Junto con su pareja y operadora en la provincia, Alicia Arruda, organizó la visita de una veintena de intendentes a Buenos Aires. En un abierto desafío al Gobernador, Lanziani les organizó una gira por los ministerios para que puedan pedir obras y ayuda nacional sin pasar por la gobernación.

Enterado de esto Alberto, vía un Ministro encargado de la política, hizo llegar el mensaje claro: “No traigas los intendentes de Misiones, no queremos problemas con Rovira”. La respuesta del Ingeniero fue de amateur total; “los traigo igual y después le explico a Alberto”.

La disputa con el poder político misionero no terminó ahí. Lanziani estaba obsesionado con controlar Yaciretá. Consideraba que la caja de la represa era fundamental para su proyecto político en 2023. Para tal fin propuso a Walter Tamis un hombre de su riñón y comenzó a presentarlo como el responsable de “la EBY”, incluso en reuniones binacionales con el representante de Paraguay en el ente, nada menos que el ex presidente Nicanor Duarte Frutos.

Con la pandemia dando sus primeros pasos y tras el anuncio de cuarentena dictado el 20 de marzo, Lanziani comenzó a bajar su perfil para tratar de sobrevivir a tantos escándalos. Pero su genio pudo más y terminó viajando a Misiones a visitar a su pareja. Así fue la policía lo encontró un viernes durmiendo la siesta en Oberá mientras realizaba un allanamiento. En Misiones aún recuerdan las palabras del policía, que incrédulo comunicó a sus superiores “acá está durmiendo la siesta un ministro de la Nación”. 

Si bien la decisión ya estaba tomada, la pandemia alargó mucho su salida. Mientras el nuevo secretario tendrá que recuperar los nueve meses perdidos, el ex secretario tendrá tiempo suficiente para su proyecto político: Gobernar su amada provincia en 2023. 

-

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias