19 de septiembre de 2020 - Edición Nº4614

La Cámara Federal le ordenó a Servini acotar la indagación de las llamadas de Macri

Tras una apelación, revocaron la resolución de la jueza y le pidieron que se ciña al período temporal necesario para la investigación de las presuntas presiones sobre el Grupo Indalo.

La decisión fue adoptada por la sala II del tribunal de apelaciones ubicado en Capital Federal, y fue definida luego de tres recursos de queja presentados por la defensa del ex presidente, de José Torello (ex jefe de asesores de Cambiemos) y del abogado Fabián Rodríguez Simón.

Los magistrados Martín Izurzun y Leopoldo Bruglia dispusieron la revocación de la medida dispuesta por la jueza federal María Servini. Al respecto, dejaron constancia de que la jurisprudencia de la Corte Suprema y la Corte Interamericana establecen que “las pruebas ordenadas en el juicio penal se atengan a pautas de necesidad, razonabilidad y proporcionalidad”.

Según entendieron en la sala II, dichos criterios no aplicaban al pedido de la jurista. De hecho, consideraron que “excede los límites que razonablemente permite el objeto impuesto por las pretensiones de las partes acusadoras”.

No obstante, aclararon que no ponen en duda el juicio de atinencia sobre la medida de prueba, indicando que es asunto discrecional de la instructora.

La jueza María Romilda Servini.

Los camaristas estipularon que Servino debe volver a expedirse, aunque “limitando los alcances de las medidas de prueba a los espacios de tiempo que se ciñan estrictamente a los momentos relevantes según la hipótesis fijada en el caso”.

También definieron que se debe asegurar que ni bien estén disponibles los primeros resultados de las diligencias, “esa información sea recibida únicamente por el juzgado”, con el objetivo de que la directora del proceso “esté en condiciones de determinar cuáles datos son ajenos al legajo y cuáles pueden ser destinados a la actividad de los auxiliares de la justicia” y estar disponible para todas las partes.

Servini había dispuesto, el pasado 6 de julio, el relevamiento de las llamadas entre enero de 2016 y agosto de 2019 de Macri, Rodríguez Simón, Torello y los extitulares de la AFIP, Alberto Abad y Leandro Cuccioli, entre otros.

El fin era establecer si se comunicaron en las fechas en que los empresarios, Fabián de Sousa y Cristóbal López, denunciaron haber recibido presiones o advertencias de dictado de medidas contra el Grupo Indalo.

Fuente: Télam.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: