26 de septiembre de 2020 - Edición Nº4621

Los barbijos comprados a $3 mil cada uno por Larreta estaban vencidos

La escandalosa adquisición de insumos sanitarios por parte del gobierno de Capital Federal adquirió mayor gravedad en los últimos días. La empresa que los fabrica aseguró que fueron elaborados en 2013, y vencieron hace 4 años. Además, indicaron que nunca comerciaron con la proveedora del ejecutivo porteño.

La escandalosa compra de 15 mil barbijos por 45 millones de pesos publicada hace poco más de dos semanas por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires suma un nuevo capítulo: según la empresa fabricante, los suministros fueron realizados en el año 2013, por lo cual su efectividad caducó hace 4 años.

Ahora la empresa proveedora, Green Salud, propiedad de Ignacio Sáenz Valiente, abogado del grupo Clarín, afrontará una investigación judicial por la cual sus instalaciones ya fueron allanadas.

La transacción de hace unos 15 días ya había sido bastante polémica, e incluso la compañía fabricante de estos barbijos de complejidad, 3M, había aclarado en un informe especial de actividad fraudulenta que los precios eran menores.

Desde la empresa también se detalló la lista de proveedores oficiales de cada país en su sitio web, entre los cuales Green Salud no figuraba, y que para colmo presentaban una oferta bastante más accesible (un monto que no alcanzaba los $1000).

Ignacio Sáenz Valiente, el abogado de Clarín y Telecom, dueño de Green Salud.

A pesar de ésto, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires optó por elegir como proveedor a la empresa de Sáenz Valiente, que no sólo vendía los insumos de prevención un 200% más caros, sino que nunca había sido proveedora del Estado en ninguna licitación. Literalmente era su primera negociación (a esta altura podemos asegurar, negociado).

En las últimas horas, una nueva revelación embarró aún más la situación, cuando 3M aseguró que los barbijos comprados por Capital Federal no sirven. Según explicaron especialistas, este tipo de dispositivos filtra las partículas a través de la porosidad del material del cual están hechos, y estos atributos caducan en un período de 3 años.

Luego de este lapso post fabricación ya no son aptos para su uso profesional, debido a que el material se deteriora afectando su capacidad impermeable frente a las sustancias u organismos que se busca mantener alejados del organismo. La empresa indicó que el lote adquirido por CABA fue elaborado en 2013, por lo cual su uso está contraindicado desde el año 2016.

Además, le fue informado al gobierno de Capital Federal que la fábrica nunca trabajó con Green Salud, por lo que ésta última adquirió lo recursos a través de una intermediaria, que también se verá involucrada en la investigación de esta estafa millonaria.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias