01 de octubre de 2020 - Edición Nº4626

El suspendido juez Carzoglio denunció a dos espías de la AFI

Tras la exposición del titular de la Agencia Federal de Inteligencia ante la Bicameral del Congreso, el magistrado reveló un "apriete" para que ordene la detención del dirigente camionero Pablo Moyano.

Horas después de que el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, admitiera ante el Congreso que hace unos meses envió a dos agentes de ese organismo al juzgado de garantías de Avellaneda para interiorizarse sobre la situación del dirigente camionero Pablo Moyano, el ahora suspendido juez de garantías de Avellanea, Luis Carzoglio, confirmó el hecho.

Carzoglio, reveló que el año pasado dos espías le llevaron un borrador de la orden de detención del secretario adjunto del Sindicato de Camioneros "lista para ser firmada". "Concretamente, me dijeron: 'estamos obsesionados con la detención de Pablo Moyano", detalló.

Se trata del juez que en octubre rechazó el pedido de detención de Pablo Moyano que había solicitado el fiscal Sebastián Scalera, tras acusarlo por una supuesta defraudación al club Independiente, del cual es vicepresidente.

En declaraciones radiales, el magistrado relató que "a fines de agosto o principios de septiembre, antes de que me llegue la causa, me llamaron dos agentes de la AFI diciendo que querían hablar conmigo".

"Concertamos una cita y, cuando nos vimos, me plantearon que venían con órdenes del presidente de la Nación de detener a Moyano", detalló.

Según Carzoglio, los agentes de inteligencia le preguntaron "qué quería" para concretar el pedido de detención y añadió que él les respondió "que lo único que quería era hablar con el presidente Mauricio Macri porque este país sólo no se arregla".

Reveló, además, que los espías le manifestaron que "no había problema" en concretar el encuentro con el primer mandatario, "pero una vez que resolviera la detención de Moyano".

"Me dijeron que para facilitarme la tarea podrían alcanzarle un borrador de la orden de detención. Yo les respondí que no había ningún problema y, dos horas después, una secretaria me llevó el borrador con la orden de detención para que yo firme", aseguró.

El juez precisó que tras este episodio, radicó una denuncia ante la UFI Nº 4 de Avellaneda y ante la Procuración General de la Suprema Corte bonaerense, y apuntó que guardó el borrador en una caja de seguridad.

Carzoglio dijo además que "la doctora Elisa Carrió me llamó por teléfono, preocupada por este tema y solidarizándose por lo que me pasó. Estas actitudes antirrepublicanas conmigo no van", concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias