Miércoles 20 de noviembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
DD.HH. | 1.18.2018

Cambiemos quiere limitar el acceso gratuito a la salud a extranjeros

El gobierno nacional plantea firmar “normas de reciprocidad” con los países limítrofes y tuvo que pedir disculpas por acusar falsamente a Bolivia de negar la atención a ciudadanos argentinos. Sin embargo, el Ministro de salud jujeño exige “que Bolivia pague” por la atención médica en esa provincia. Opina: Norma Ríos, presidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

El gobierno de Mauricio Macri hizo pública su intención de firmar “normas de reciprocidad” con países fronterizos, para limitar la atención gratuita de salud a extranjeros no residentes en el país.

Además, informó sobre una supuesta negativa del presidente de Bolivia, Evo Morales, de habilitar la atención gratuita a los argentinos en los hospitales de su país, que luego fue tratada como un mal entendido y por la cual el embajador en La Paz, Normando Álvarez, tuvo que ofrecer “disculpas al gobierno de Bolivia por los inconvenientes ocasionados”, para evitar un conflicto diplomático.

Aunque el presidente Morales garantizó al gobierno de Macri que Bolivia actuará con reciprocidad en la atención médica de inmigrantes y adecuará la normativa interna del país para ese efecto, el canciller argentino, Jorge Faurie, dijo que se tendrá que “discutir algo más amplio”, porque “nosotros tenemos costos en los sistemas de salud nacional y provincial que deben ser atendidos”.

El tema resurgió la semana anterior, a partir de una iniciativa del Ministro de salud de Jujuy, Gustavo Alejandro Bouhid, que propuso una ley provincial para empezar a cobrar a extranjeros que se atiendan en hospitales públicos de esa provincia.

"Queremos que Bolivia pague por la atención médica en nuestros hospitales públicos", expresó el funcionario del gabinete del gobernador Gerardo Morales. Y agregó: "Queremos reciprocidad, hoy en el hospital de Bolivia nos cobran, y nosotros no le cobramos".

Rápidamente, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se sumó y propuso debatir el tema en el Congreso Nacional: “Me parece que es una postura valiente y que hay que mirar con mucha atención”, dijo.

Luego de que el Gobierno instalara mediáticamente su intención de cobrarle a los extranjeros no residentes en Argentina por acceder al sistema de salud y que advirtiera sobre la supuesta negativa de Bolivia, la Cancillería de ese país aclaró que nunca recibió una propuesta formal, solo una “nota verbal” de la embajada argentina en La Paz sobre la “intención de suscribir un convenio”.

El canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni, desmintió que el Gobierno boliviano impidiera que se le brindara atención gratuita a los ciudadanos argentinos en los hospitales de su país.

El Canciller aclaró que todos los residentes extranjeros que no cuenten con un seguro de salud son beneficiarios “de la atención integral y protección financiera”, las mujeres embarazadas desde el inicio de la gestación hasta los seis meses posteriores al parto, los niños menores de cinco años, los adultos mayores de 60 y las mujeres en edad fértil que tengan que acudir a cualquier servicio de salud sexual y reproductiva. Y que las emergencias son de tratamiento gratuito para todos.

En ese sentido, el presidente boliviano publicó en la red social Twitter: “Decirles a nuestros hermanos argentinos que no se preocupen, somos de la Patria Grande, los hermanos y hermanas que viven en Bolivia, tienen los mismos derechos que cualquier boliviano, tanto en salud como en educación”.

En diálogo con Política y Medios, Norma Ríos, presidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), explicó que lo más preocupante es que se hable solo de ciudadanos bolivianos, cuando en Argentina cualquier persona que lo necesite puede ser atendida en un hospital público. Durante todos estos años nunca se le ha negado la atención a nadie, del país que sea, porque lo más importante es preservar la vida, aunque la persona cuente o no con recursos.

A diferencia de muchos países de la región, donde una persona puede morir por no poder pagar la atención médica, en Argentina el acceso a la salud pública y gratuita es una garantía para todos, un derecho, agregó.

Aunque el gobierno de Gerardo Morales fue el primero en hacerlo público, otras provincias argentinas también lo ha planteado. Tienen los ojos puestos en ello, aseguró Ríos.

De hecho, ya existe un proyecto de Cambiemos que busca regular el acceso gratuito a los servicios de educación y salud de los inmigrantes, sobre la base de criterios de reciprocidad, presentado por diputado nacional y presidente de la Comisión de Seguridad Interior, Luis Petri (UCR-Cambiemos) y firmada por los diputados oficialistas Waldo Wolff, Eduardo Amadeo, Facundo Suárez Lastra, Julián Dindart, David Schlereth, Gustavo Menna, José Carlos Núñez, Martín Hernández y Estela Regidor, entre otros.

Según plantea el proyecto, la situación de quienes revistan la calidad de "residentes permanentes" se mantiene inalterable. En cambio, cuando se trate de aquellas personas que ingresan al país con carácter temporario, transitorio o precario, se establece el acceso a los servicios de educación universitaria y salud en forma gratuita en tanto exista reciprocidad, es decir, siempre los argentinos gocen de los mismos derechos en esos países.

De lo contrario, el Estado estará facultado a exigirle a ese país una compensación por los servicios prestados. Es decir, se faculta al Poder Ejecutivo a establecer “tasas retributivas” o “aranceles” para afrontar el costo de los servicios de salud y educación.

Por el momento, el proyecto quedó varado luego de una reunión del interbloque de Cambiemos.