Lunes 14 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
SINDICALES | 13.17.2017

La CGT cada vez más lejos del paro: postergó el Confederal y mañana se reúne con la Iglesia

Mientras el gobierno avanza en silencio las negociaciones con algunos sindicatos de cara a la reforma laboral que haría después de las elecciones, la CGT postergó el confederal previsto para el 25. Tampoco se concretaría la reunión con Triaca pautada para esta semana.

Pese a las presiones de Moyano (Camioneros) y Palazzo (Bancarios) para realizar un paro general antes de las legislativas de octubre, el triunvirato de la central obrera parecería estar haciendo tiempo para no perjudicar aun más al gobierno. Es que tras la movilización del 22 de agosto, Schmidt anunció que en el confederal se resolvería la fecha de la huelga, pero a dos semanas lo suspendieron por “problemas de agenda”.

Mientras el sindicalismo está virtualmente congelado, Moyano intenta armar una corriente interna dentro de la CGT similar a lo que fue el MTA (Movimiento de Trabajadores Argentinos) en 1994. Desde su entorno, deslizaron que su intención ya no sería hacerla por dentro, sino, ampliarlo, y agregaron: “Se juntó con líderes sindicalistas que pertenecen a la CTA. Eso dice algo”.

Otro de los “gestos” de la conducción sindical al gobierno es la reunión pautada para mañana con la Pastoral Social de la Iglesia. Esta alineación anota un poroto para los dialoguistas, que vienen marcando la cancha y pateando la pelota afuera para no reconocer que con este gobierno la desocupación este trimestre subió 1,1% en Capital Federal, llegando al 17% en zona sur, y está en 12% en las últimas mediciones en provincia.

Lo más preocupante es la incógnita sobre qué hará la central obrera de cara a la reforma laboral, que el gobierno sigue negociando, como hizo con las paritarias a principio de año, sindicato por sindicato. Con la intención de anular los convenios colectivos, y profundizar la “reducción de costos laborales”, el macrismo intenta ganar apoyo para lograr el consenso en el tratamiento de la Ley.

Por otro lado, de cara a las elecciones de octubre, el sector más “combativo” apela al “voto útil”, sacándole su apoyo al ex Ministro Florencio Randazzo, y llamando a sus afiliados a votar por Unidad Ciudadana. El pasado fin de semana, el diputado Héctor Daer, del sector de la alimentación, anunció en Radio 10 que votará “al que le haga más fuerza al gobierno”,y manifestó que “es imprescindible que el peronismo se unifique”.

El que también saltó a las filas que conduce Cristina Fernández fue el líder de la UOM,
Antonio Caló, por lo que el espacio CUMPLIR quedaría casi sin representantes del sindicalismo.

Con un paro sin fecha y el sindicalismo desmovilizado, el empresariado tiene el terreno allanado para, de mano del macrismo, llevar adelante la reforma laboral que promete retroceder décadas de conquistas laborales y ser la más flexible desde la presidencia del General Perón.