Miércoles 14 de noviembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
DD.HH. | 6.17.2017

Una sola hipótesis: Desaparición forzada

Esa fue la frase más reiterada en la conferencia de prensa que ofrecieron la familia de Santiago Maldonado junto con su abogada y organismos de derechos humanos. Horas antes habían declarado testigos de la comunidad mapuche que confirmaron haber visto cómo Gendarmería se llevó a Maldonado luego de la represión del 1 de agosto.

“Santiago existe, estuvo desde el 31 de julio en el lugar y el primero de agosto fue brutalmente golpeado por gendarmes, fue subido a un unimog y luego se lo llevaron en una camioneta” afirmó la abogada de la familia, Verónica Heredia, al comienzo de la conferencia que encabezó en Esquel junto con organismos de derechos humanos y el hermano de Santiago, Sergio Maldonado.

Por su parte, el abogado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Gastón Chillier, cargó culpas sobre el gobierno y la ministra de seguridad por “desviar la investigación y diseminar rumores a la prensa”. Además, denunció las falencias en la investigación durante los primeros días luego de la desaparición como la demora en rastrillar los vehículos de Gendarmería y “el no secuestro inmediato de los aparatos telefónicos”.

Durante la mañana de ayer, miembros de la comunidad mapuche que vieron cómo la Gendarmería se llevó a Maldonado luego de golpearlo declararon ante la justicia en Esquel. En este sentido, Matías Santana confirmó haber visto que “lo golpearon y lo metieron en una camioneta”.

De esta forma, la abogada, organismos de derechos humanos y familia Maldonado sostuvieron que “la hipótesis que queda es la que la había desde el día uno. Estaba Santiago en el lugar, hubo gente que lo vio y que denunció su desaparición luego del operativo de Gendarmería”. Ante esto, Verónica Heredia apuntó a las autoridades que “no quisieron escuchar desde el principio”.

El director ejecutivo del CELS también remarcó que “quedó claro que ya no existe la hipótesis del puestero” que quiso instalar el gobierno a través de Patricia Bullrich. Esto se confirmó luego de que la Justicia de Esquel comunicara que el ADN del cuchillo con el que el puestero habría atacado a un miembro de la comunidad Pu Lof no era de Maldonado.

Además de Matías Santana, otras tres mujeres mapuches confirmaron ante la justicia la presencia de Santiago durante el 31 de julio y el 1 de agosto en Resistencia de Cushamen. Hasta el momento habían declarado como testigos reservados pero ahora lo hicieron con nombre y apellido y también ante la prensa.

De esta forma, se pudo observar desde ayer cómo el gobierno y sus medios afines cambiaron de estrategia y comenzaron a preparar el terreno para finalmente cargar culpas contra Gendarmería. La investigación fue mala desde el principio. Recién hoy, 35 días después de la desaparición, el secretario de derechos humanos, Claudio Avruj, viajará hacia Chubut para seguir la investigación de cerca.

Noticias Relacionadas

MEDIOS  |  1 sep 2017

Los derechos humanos del presente

A un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado se realizará una multitudinaria movilización a Plaza de Mayo. Milagro Sala con una híper custodiada prisión domiciliaria. Los organismos internacionales de derechos humanos vuelven al país. Y los derechos del presente tampoco se resuelven.

DD.HH.  |  9 ago 2017

Más pruebas contra la Gendarmería por la desaparición de Santiago Maldonado

Aunque la investigación siga en curso, las versiones de los testigos de la comunidad mapuche se corresponden con las pruebas conseguidas hasta el momento. El gobierno de Mauricio Macri continúa con la defensa a Gendarmería y con la versión de que el RAM es una guerrilla que pretende construir una república separatista con serruchos y martillos. Para el oficialismo, Maldonado es una “persona extraviada” cuando la verdad es que es una desaparición forzada de persona.