Miércoles 01 de abril de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
SINDICALES | 18.17.2017

Triaca reconoció buscar una reforma laboral

El Ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, reconoció en una entrevista la búsqueda de una reforma laboral que flexibilice las relaciones entre los empresarios y trabajadores. Apeló a la “madurez” de los sindicatos para aceptar esta reforma que sería similar a la de Brasil.

Pepsico ha sido el ejemplo de lo que Cambiemos busca convertir en regla después de las elecciones. Con el aval popular en las urnas, el gobierno supondría contar con la legitimidad para llevar adelante una reforma laboral similar a la que se aprobó en Brasil días atrás.

El polo industrial más grande de la región prevalece los acuerdos sector por sector, por encima de los convenios colectivos de trabajo o la legislación vigente; también se prevée la intermitencia laboral, es decir, poder prescindir de un trabajador sin rendirle cuentas y también poder fraccionarle las vacaciones en 3 períodos, entre otras medidas regresivas.

El titular de la cartera laboral, Jorge Triaca, expresó en diálogo con Radio con Vos que "Tanto el sector empresario como el de representación sindical tienen que analizar ese proceso de producción con la madurez que requiere ese análisis". En tanto, desde la CGT manifestaron a El Cronista que "Estos vienen en serio contra nosotros y contra los convenios colectivos".

En esa misma línea, Triaca agregó que desde el gobierno alientan a la “discusión sobre los procesos productivos" y explicitó que su intención es desarticular la unidad sindical y lograr cerrar los acuerdos sector por sector. "Nosotros creemos que a partir de lo que resuelvan cada uno de los sectores avanzarán en eso" indicó, y citó como ejemplos los arreglos a los que llegaron con los gremios petroleros, de la industria automotriz y de la construcción, donde los aumentos salariales no superaron el 22%.

La que también impulsa la reforma de flexibilización laboral es Elisa Carrió, quien se animó a ser aun más explícita. La diputada y pre-candidata por Vamos Juntos en la Ciudad, manifestó que “Hay que discutir el costo laboral, un empleado cuesta como si tuvieras dos”, y agregó que “eso es un empleo más que se puede generar”.

La diputada aseguró en declaraciones a El Cronista que "luego de las elecciones, el principal acuerdo que hay que lograr con el peronismo es un nuevo régimen de coparticipación federal para reducir impuestos", en sintonía con la ampliación de beneficios a las grandes empresas.

Aprovechando las intenciones del gobierno macrista, los empresarios empezaron a presionar para lograr una mayor flexibilización. Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), sostuvo que “Es inexorable el camino de la reforma. Se impone una adecuación porque tenemos una legislación muy atrasada, profundamente rígida y con una influencia muy corporativa que impide la creación de empleo".

El macrismo dejó muy claro las intenciones de “profundizar el modelo” después de las elecciones. Sin embargo, por ahora los sindicatos se muestran aletargados y no parecen estar a la altura de lo que intenta ser el mayor retroceso laboral en la historia latinoamericana.