Viernes 10 de abril de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 19.17.2017

“Lo que sucede en Brasil es una demostración de la inestabilidad del neoliberalismo en América Latina”

Lo aseguró Lido Iacomini, responsable de Relaciones Internacionales de Carta Abierta, quien analizó para Política & Medios la actual situación del gigante sudamericano. Tras conocerse las escuchas que comprometen al presidente golpista con el pago de sobornos, los brasileros salieron a las calles de las principales ciudades al grito de “Fora Temer” y “Diretas Ja”.

Tras conocerse las grabaciones en las que se oye al golpista Michel Temer negociando sobornos para su socio político Eduardo Cunha, miles de brasileños salieron a las calles del gigante sudamericano a reclamar la renuncia del mandatario de facto y la realización de elecciones directas ya. Las consigas eran: “Fora Temer” y “Diretas Ja”.

En diálogo con Política & Medios, Lido Iacomini, responsable de Relaciones Internacionales de Carta Abierta, analizó la situación del gigante sudamericano y aseguró que “lo que sucede en Brasil es una demostración de la inestabilidad del neoliberalismo en América Latina. Es producto del fracaso del Golpe de Estado”.

“El gobierno de Temer nació ilegitimo, encabezado por una figura que es un prototipo de gran parte del sistema político de Brasil: corrupto, manejado por intereses espurios y personales. No hay que olvidar que el golpe contra Dilma Rousseff se hizo con mucho dinero hacia los legisladores, que fueron capaces de hacer una aberración jurídica para concretarlo”, remarcó.

Iacomini aseguró que “el gobierno de Brasil está encabezado por uno de los personajes más turbios de la política brasileña, que además se mostró incapaz de dar respuestas políticas y económicas a los desafíos que platea un Brasil moderno”.

“La situación de Brasil es producto de esa inestabilidad de origen y la imposibilidad del neoliberalismo de poder establecer una situación sólida para los países de América Latina, porque carece de políticas de largo alcance. Lo único que tiene es ambición golpista, pero no es capaz de establecer bases sólidas para que pueda durar un proyecto a largo plazo”, afirmó.

El especialista aseguró que “no hay que olvidar que Brasil es la nave insignia en este momento. Como han dicho algunos, por donde marcha Brasil es posible que el resto del continente suramericano siga. Por eso creo que arroja una sombra ominosa sobre el resto de los países que tienen gobiernos neoliberales, en particular el de Argentina, cuyo presidente se ve envuelto en el escándalo de Odebrecht, y que solo es disimulado por la prensa adicta”.

“La actual situación de Brasil es similar a la de Collor de Mello, donde la demanda de elecciones libre fue creciendo. ¿Quién va a determinar cómo se resuelve la crisis? ¿Quién va a dar la voz de salida a un gobierno continuista de este engendro?”, se preguntó.

Por último, Iacomini afirmó: “No hay posibilidad de que este sistema político podrido que tiene Brasil pueda dar una respuesta institucional sana. Está viciado de antemano y ha desembocado en esta situación. Han generado, mintiéndole a la población y al mundo, un gobierno ilegitimo de tal naturaleza que es imposible que se continúe a sí mismo. Si lo hacen de alguna manera, la inestabilidad se va a multiplicar. En este marco, no hay salida económica para las grandes mayorías y tampoco hay salida política”.