Viernes 07 de agosto de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 2.17.2017

Marcha de la democracia: la violencia discursiva de siempre

Como durante los cacerolazos contra el gobierno anterior, las movilizaciones de apoyo al gobierno realizadas ayer en varias ciudades del país tuvieron un tono despectivo contra el peronismo y las marchas contra el gobierno que se sucedieron durante marzo.

Miles de manifestantes se encontraron en diferentes puntos del país para dar muestras de apoyo al gobierno de Mauricio Macri, frente a lo que fue un mes plagado de marchas contra CAMBIEMOS.

En Capital Federal los puntos de encuentro fueron el obelisco y Plaza de Mayo. Tambien hubo manifestaciones en ciudades como La Plata, Córdoba, Mar del Plata, Santa Fe y Rosario. Según información de la Policía de la Ciudad, en Capital Federal, hubo alrededor de 30 mil personas en la marcha convocada bajo el hashtag #1A.

El oficialismo se despegó de cualquier responsabilidad en el armado de la movilización durante la semana previa. De esta forma, sumado a la buena convocatoria de ayer, el argumento de la espontaneidad tomó fuerza.

Este rasgo de la marcha es donde estuvo la agresividad discursiva que siempre caracteriza a las manifestaciones contra el peronismo. Acusaciones de movilizar por un tipo comida y de transporte, choripan y colectivo para ser más preciso, y el odio y rechazo a cualquier expresión peronista fueron los principales blancos del odio durante la jornada de ayer.

Mauricio Macri, evidentemente conforme con el nivel de convocatoria, emitió un video donde agradeció el apoyo y reforzó el discurso de odio de la movilización: “Que emocionante lo que acaba de pasar en todo el país. Que tantos creamos que tenemos un futuro por construir. Que juntos vamos a generar las oportunidades de progreso para nuestros hijos, en base a decirnos la verdad y poner cada día lo mejor de cada uno de nosotros. Lo expresamos desde el corazón, espontáneamente, sin que haya habido colectivos ni choripan, solamente decir si se puede y juntos”.

La oposición deberá tomar nota sobre un aspecto fundamental de la marcha de ayer: Aún existe un fuerte nivel de apoyo al gobierno nacional de numerosos sectores de la sociedad. A esto hay que sumarle que el apoyo, probablemente, sea mucho mayor que lo que se vio ayer, ya que CAMBIEMOS no tiene una tradición de disputa de las calles sino que su apoyo se refleja en las urnas y eso es lo que la oposición debe dejar de subestimar.