Martes 13 de noviembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
ENTREVISTAS | 3.17.2017

Omar Plaini­: “Este es el inicio de un plan de lucha"

Luego de una reunión con las organizaciones que componen el Peronismo Revolucionario (MUP, 26 de Julio, OCTUBRES, Descamisados y Martín Fierro), Omar Plaini, miembro de la comisión directiva de la CGT, accedió a una entrevista con Política & Medios en la que habló sobre la movilización del 7 de marzo, la grave situación social que generan las políticas de CAMBIEMOS y la actualidad del peronismo.

¿Cuáles son los pasos a seguir para la CGT?

Este es el inicio de un plan de lucha. Nosotros hemos hecho una convocatoria que nos ha trascendido. En principio, el 7 de marzo era la primera acción que nosotros realizábamos en este plan de lucha que determinamos en la primera reunión del consejo directivo. Lo que originariamente era una marcha de los sectores industriales, que son los más afectados con el plan socio económico de este gobierno, ahora se ha transformado en una movilización que será multitudinaria porque se sumaron todos los sectores: los docentes, el comercio, los servicios, el transporte, las PYMES, las empresas recuperadas y las organizaciones sociales. También llevamos a cabo una ronda con los partidos políticos del campo nacional y popular, desde el peronismo hasta sectores progresistas. Entonces parece que hay una sola voz, la voz de lo que está sucediendo en Argentina, que hoy excluye a decenas de miles de trabajadores y trabajadoras.

La movilización del 7 de marzo cuestiona la política económica del gobierno ¿Habrá paro si la situación no se modifica?

Cuando establecimos el plan de lucha dijimos que esta era la primera acción y que la segunda quincena de marzo íbamos a hacer un paro efectivo con movilización. Vamos hacia eso. Durante todo el año pasado, lo que solicitábamos eran reivindicaciones, hoy estamos cuestionando el plan económico de este gobierno que nos está llevando a la situación de decenas de miles de compañeros despedidos, que no han cesado, con lo cual este es el comienzo de algo que hay que sostener luego. Para esto necesitamos dos cosas fundamentales: organización y estado de movilización. Ojalá que el gobierno entienda que tiene que redireccionar la política que ha llevado hasta ahora a la práctica, que solamente ha favorecido a los sectores más concentrados financieros y económicos del país.

El ministro de trabajo, Jorge Triaca, sostuvo que, a partir de ahora, el tendrá la última palabra con respecto a la distribución de las obras sociales ¿Cómo toma la CGT estas palabras en un contexto de movilización?

Esto no es un mercado de intercambio. Hay reivindicaciones y hay un proceso socio económico que va en dirección contraria. Imaginen que el movimiento obrero tiene una rica historia de más de 80 años como para aceptar algún tipo de extorsión. Si lo dijo en función de lo que nosotros estamos haciendo, no estamos haciendo otra cosa que representar intereses concretos que hoy están afectados, ya no solamente los trabajadores asalariados, los no asalariados, los informales, las PYMES y los pequeños cuentapropistas. Este tipo de expresiones siempre surgen cuando el movimiento obrero sale a reclamar por sus derechos. En general nos suelen acusar de que son paros políticos y estamos acostumbrados a esto. Por supuesto que es político pero no partidista como lo quieren hacer ver.

¿Hacia dónde va el peronismo con respecto a la construcción de una alternativa política para enfrentar a CAMBIEMOS?

Hace muchos años que concibo que el peronismo es la estrategia de poder de la clase trabajadora. En general se nos ha calificado como la columna vertebral, yo creo que somos mucho más que eso. El movimiento nacional justicialista nace luego de que los obreros salen a reclamar y liberar a su líder, Juan Domingo Perón. Por lo tanto, defino que es una estrategia de poder de la clase trabajadora. Yo sueño con que algún día, desde las entrañas del movimiento de los trabajadores argentinos surja algún hombre o alguna mujer que pueda conducir los destinos de la Nación. En otros países sucedió que haya presidentes de extracción gremial como en Brasil con Lula Da Silva y en Bolivia con Evo Morales. Yo creo que todo esto que nosotros estamos haciendo se va a canalizar en algún momento en una expresión política del movimiento nacional justicialista, para eso hay que preparar los cuadros, hay que recrear la organización de cuadros. Esta etapa que estamos transitando tendrá que tener su canal político en algún momento. Lo que estamos haciendo ahora tiene que ver con nuestro rol de clase, defender los intereses de quienes representamos y marcarle a un gobierno que este es el rumbo equivocado y que está afectando a decenas de miles de compatriotas. Por mi condición de diputado nacional, de militante barrial y de dirigente del movimiento obrero, aspiro a recrear, como concebía Perón, el cuadro integral, que pueda operar en toda la superficie.

¿Por qué no realizaron antes la movilización? Desde muchos sectores se les reclamó este aspecto.

Muchas veces, cuando viene la derrota, se aspira desde algunos sectores del campo nacional y popular que nosotros, los trabajadores, seamos una fuerza de choque. Los tiempos los decide la Confederación General del Trabajo pero también quiero decir que a la hora de conformar una expresión del campo nacional y popular, de representación de los intereses de las mayorías, no somos la rama seca, entonces esto amerita que lo discutamos. No somos ni fuerza de choque ni la rama seca. Dicho esto, habrá que analizar porqué ganó CAMBIEMOS, o mejor dicho porqué perdimos nosotros siendo gobierno y no pudimos continuar. Me parece que ahí está la clave. Porque en definitiva, durante mucho tiempo, sectores nuestros minimizaban con el rótulo de partido vecinalista al que ganó, que después hizo una coalición y terminó ganándonos. Y yo estoy convencido de que fue más por lo que no hicimos que por lo que ellos concretaron. Este es un tema de discusión y debate que tenemos en el campo nacional y popular.