Viernes 23 de agosto de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 12.17.2017

“El que perdió fue el frente para la victoria, no la CGT” disparó Agustín Amicone

El titular de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado (UTICRA) cargó duramente contra los sectores que le piden a la central obrera posturas más claras y medidas de fuerza concretas, y manifestó en diálogo con P&M que “La CGT no era candidata”. Además, indicó que la pérdida de rentabilidad de la industria no se debe a la apertura de importaciones.

El calzado es uno de los rubros más perjudicados por la ola de despidos, con una cifra que alcanza los 4mil en todo el país. Desde las cámaras empresarias que nuclean a los industriales responsabilizan de la situación a la apertura de importaciones. Amicone sostiene que las importaciones en 2016 “crecieron un 21% con relación al 2015”, pero para él “lo más gravoso” son los aumentos de tarifas y de precios en la canasta alimentaria, lo que “ha hecho que se redujeran las ventas entre un 30% y un 35%” porque, para el sindicalista “la gente elige lo primordial, que es tratar de llevar un alimento y no la compra de calzado”.

Sin embargo, Agustín Amicone admitió que hay más productos extranjeros en el mercado nacional, aunque para él la mira no está en la quita de aranceles a las importaciones sino en los acuerdos comerciales del MERCOSUR, e instó a reveerlos. “Los brasileros nos quieren vender más a nosotros, y si ellos nos venden más a nosotros, nos perjudican a los trabajadores nuestros. Bueno, es una cuestión de tener una política de complementación, y no de competencia intra MERCOSUR que es lo que lamentablemente ocurre”, reflexionó Amicone.

Contradictorio, el sindicalista agregó: “Los brasileros dicen que aun este gobierno de carácter liberal está restringiendo el ingreso de calzado de Brasil. Y el mayor importador desde el año 2016 fue Brasil”, aunque esa opinión no se condiga con el aumento del 65% de calzado brasilero vendido en nuestro país.

Amicone desconoció también la reducción de salarios al 50% de los trabajadores de la planta GGM de Las Flores, que realiza calzados, entre otras, para la marca Pony, al aducir fervientemente que “eso no es cierto”. Si reconoció que en la misma ciudad, Coopershoes, otra importante marca de calzados de capital brasilero, está con dificultades económicas y para no reducir personal llegó a un acuerdo con el gobierno de María Eugenia Vidal de subvencionar parte de los salarios. En este acuerdo, el estado se haría cargo por 6 meses de $3700 por trabajador, liberando de este monto a la empresa.

Por otro lado, el secretario general de los trabajadores del calzado lanzó dardos picantes hacia el kirchnerismo: “Resulta que antes eran todos unos diablos para el frente para la victoria, los dirigentes sindicales que criticaban alguna cuestión al gobierno anterior y ahora resulta que son todos unos blandos”, expresó ofuscado. Es que desde la oposición le están reclamando a la central sindical medidas más concretas en repudio a la ola de despidos.

Según Amicone, “esta CGT tiene apenas 5 meses, porque se normalizó en agosto y no hace un año como algunos dicen”, y resaltó la movilización del 18 de noviembre junto a la CTEP y movimientos sociales en reclamo de la emergencia social. En ese contexto, acusó a “algunos que participaron de listas que perdieron, y todavía no hicieron una autocrítica de por qué fueron derrotados en elecciones, le están pidiendo a la CGT que no fue candidata a nada acciones que tiene que mensurar la CGT de acuerdo a los cuerpos orgánicos del movimiento obrero y no a las cuestiones de carácter político”, disparando puntualmente a sectores kirchneristas que reclaman medidas más fuertes en contra de la ola de despidos.

La central obrera anunció una movilización para 7 de marzo, del que participarán los sindicatos industriales, entre los que se encuentra el de calzados.

Noticias Relacionadas

POLITICA  |  3 feb 2017
Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la UIA y titular de COPAL (alimentos)

La industria perdió un 40% de productividad

Así lo informó a Política&Medios Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA). Explicó que “no hay producción, no hay mercado”, y por ese motivo el sector industrial está trabajando al 60% de su capacidad.