Sábado 11 de julio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 9.17.2017

La huelga de policías en Brasil deja al menos 100 muertos

Una oleada de asesinatos, saqueos y distintos hechos de violencia se han desatado en el estado de Santo Espíritu, al norte de Rio de Janeiro, en el marco de la protesta policial. El gobierno nacional guarda silencio y envía al Ejército.

La ciudad de Victoria, capital de estado brasileño de Santo Espíritu, ha sido la más afectada por la violencia desatada en el marco de una huelga de policías que comenzó hace seis días.

Al menos 100 muertos, saqueos, incendios, robos y otros hechos de violencia son algunas de las consecuencias que hasta la fecha se registran en el estado al norte de Rio de Janeiro.

El gobierno nacional envió 1.000 efectivos de las Fuerzas Armadas a la región, pero hasta el momento no han podido controlar la situación.

El mandatario brasileño, el golpista Michel Temer, no ha hecho declaraciones y parece ignorar la situación.

La violencia y la falta de respuesta de las autoridades han hecho que permanezcan cerradas momentáneamente las escuelas, los centros de salud y que el servicio de transporte se encuentre suspendido.

Los policías exigen un reajuste en sus salarios que aseguran están congelados hace siete años, pero el pedido choca con las política de ajuste de impuesta por el gobierno nacional y socios políticos locales.

El gobernador Paulo Hartung, criticó a los policías y aseguró que “la población es víctima de un secuestro” y que el gobierno no pagará rescate.