Domingo 15 de septiembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 25.17.2017

Mario Volpe: “Al Gobierno no le importa entregar la soberanía”

El titular del Centro de Ex Combatientes criticó el Decreto presidencial que permite mover el feriado del 2 de abril, Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, y aseguró que esta medida “es parte de la política de desmalvinización”.

Tras conocerse el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) firmado por el presidente Mauricio Macri, en el que se eliminan los feriados puentes y se declaran móviles los feriados el 2 de abril (Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas), el 24 de marzo (Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia), y del 20 julio (Día de la Bandera Argentina), surgieron duras críticas al Gobierno desde sectores de la oposición, organismos de derechos humanos y ex combatientes de Malvinas.

Política&Medios dialogó con el titular del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (CECIM), Mario Volpe, quien afirmó que esta media “es parte de la política de desmalvinización y pretende generar desinterés en relación a los temas de derechos humanos”.

“Sistemáticamente aparecen este tipo de cuestiones en un contexto en el que el gobierno plantea un nuevo acuerdo con el Reino Unido. Se le quita interés a todo lo que tenga que ver con la reivindicación del tema Malvinas y se sigue a raja tabla todo lo que el Reino Unido pretende”, aseguró.

Volpe recordó que “hoy se publicó un decreto de Macri en que se cede la jurisdicción sobre los temas de la deuda externa a los tribunales de Estados Unidos y el Reino Unido. Son varios temas que van a el mismo sentido. Al Gobierno no le importa entregar la soberanía”.

“Quieren correr el foco de todo lo que tenga que ver con la memoria y, especialmente, de la memoria activa donde hay cuestiones jurídicas pendientes, como es en el caso Malvinas y la situación de los oficiales y suboficiales que torturaron a soldados en las islas”, remacró.

Por último, Volpe aseguró: “es una mezcla de provocación y disciplinamiento. Prueban con estas medidas para ver si la gente se calla la boca o reacciona y ellos van evaluando como responder, porque este modelo no cierra si no hay represión”.