Miércoles 01 de abril de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 26.16.2016

“En Brasil se está consumando un golpe”

Lo afirmó Oscar Laborde, analista político y director de IDEAL-CTA. Este viernes el Senado brasileño comenzó el proceso para concretar la destitución de Dilma Rousseff.

Por Héctor Bernardo

Esta semana el Senado de Brasil dará el último paso para la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Numerosos analistas aseguran que se trata solo una actuación que consumará lo que ya se habría decidido a principio de año, la concreción de un golpe parlamentario.

En diálogo con Política&Medios, el director del Instituto de Estudios de América Latina de la Central de Trabajadores Argentinos (IDEAL-CTA), Oscar Laborde, afirmó: “Este es el último acto de una obra que se pensó y se ejecutó para violar la voluntad popular. El Sedado se prepara para consumar el golpe. El recorrido que se ha hecho, primero con la presión mediática, luego con la votación en Diputados y ahora con este último acto en el Senado, tenían la intención, y todo indica que logrará concretarla, de desplazar a Dilma. Esto deja un antecedente gravísimo no solo en Brasil, sino en toda la región”.

“En Brasil se está consumando un golpe. Dilma está siendo juzgada por irregularidades administrativas. Le cuestionan la forma en que ella presentó los balances. Ella hizo esa presentación de la misma manera que se venía haciendo desde la presidencia de Henrique Cardoso. Lo que indica que era una forma habitual y que en realidad lo que se busca es desplazar al PT por esta vía ya que no lo han podido hacer por medio de las elecciones”, aseguró el director de IEDAL-CTA.

El analista también recordó que “muchos de los que están juzgando hoy a Dilma por cuestiones administrativas, al igual que los que votaron contra ella en Diputados, están juzgados y condenados por delitos de corrupción”.

Por último, Laborde señaló: “Es indignante ver como se consuma algo tan injusto como el desplazamiento de una mandataria que no ha cometido ningún delito, ni es acusada de ningún acto de corrupción y que fue electa hace menos de un año y medio por más del 50% de los brasileños”.