Lunes 14 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 19.16.2016

“Hubo sectores que pensaron que era mejor perder”

Patricia Fernández, secretaria de Política Nacional de Peronismo 26 de Julio, habló sobre el gobierno de Macri, el rol de Cristina Fernández de Kirchner y la necesidad de construir un frente nacional. La dirigente aseguró: “Lo peor del triunfo de Macri es que se vuelve a instalar la no política”.

En diálogo con Política&Medios, la secretaria de Política Nacional de Peronismo de 26 Julio, Patricia Fernández, habló sobre la actualidad argentina, el primer semestre del gobierno de Macri, el rol de Cristina Fernández en esta nueva etapa y la necesidad de construir la unidad del campo popular.

- ¿Cómo ve la actual situación argentina y estos meses del gobierno de Macri?

- Nosotros nos imaginábamos que si ganaba Mauricio Macri no iba haber ninguna medida a favor de la justicia social pero, tampoco nos imaginábamos que iba a ser tan caótico. Aquí no hay un plan, es solo transferir los recursos de los sectores más humildes a los más concentrados de la economía, pero sin un plan, sin una coherencia respecto de un programa.

Esto genera una situación de inestabilidad y de caos que no es buena. Aún en el contexto de la vuelta al neoliberalismo y neoconservadurismo no imaginábamos un escenario tan caótico.

- ¿El gobierno se hará eco de las protestas contra el tarifazo o las seguirá ignorando?

- Las va a seguir ignorado y creo que lo hará aprovechando la fragmentación del Frente para la Victoria y de que no hayamos podido capitalizar el 49% de las elecciones al que rápidamente se le sumaron sectores que votaron a Macri pero no imaginaban estas medidas. Eso le da un tiempo al gobierno que es perjudicial para el pueblo.

- ¿Por qué ningún sector del Frente para la Victoria pudo capitalizar ese 49%?

- Creo que es por lo mismo que nos hizo perder las elecciones. No es que ganó Macri, no es que ganó Magnetto, sino que perdió el Frente para la Victoria. Hay responsabilidades que tampoco están resueltas, decisiones que no se evaluaron correctamente. Incluso, evidentemente, hubo sectores que pensaron que era mejor perder. Me parece que ahora esos sectores se están dando cuenta que ‘cuanto peor, peor’, jamás ‘cuanto peor mejor’. Al no haber una síntesis de las causas de la derrota del Frente para la Victoria y de lo que podríamos hacer, no se puede capitalizar ese 49% y mantenerlo unido. Por más que las bases quieran la dirigencia no está a la altura de las circunstancias.

- ¿En ese contexto cuál es el rol de Cristina Fernández de Kirchner?

- No se puede opinar sobre alguien que no toma definiciones categóricas, con lo cual sería hacer adivinación o futurología. Nosotros creemos que hay que seguir militando, intentando generar poder popular, desde la fuerza propia y desde un frente de liberación que integre tanto a los peronistas consecuentes como a los no peronistas que también representan intereses del campo nacional y popular. Nosotros creemos que sin el peronismo no hay liberación nacional, pero con el peronismo solo no alcanza. Nuestro país necesita un frente en el cual concluyan distintos sectores, distintos actores y distintas identidades políticas. No se les puede pedir a los radicales de Moreau y a los miembros del Partido Comunista Argentino que se conviertan en peronistas, sin embargo, son dos actores que han trabajado a favor de un frente nacional.

- ¿Cuál es la figura que puede consolidar ese frente popular en la actualidad?

- Sin dudas, la que lidera las expectativas es Cristina, pero tampoco con lo de Cristina alcanza. Lo más fácil para todo el campo popular sería reconstruir todo a través del liderazgo de la ex presidenta, pero eso no depende de los movimientos sociales, sino de una fuerte convicción de ella. Hay que dejar de discutir si Cristina si o Cristina no, porque no depende de las voluntades de las agrupaciones.

Tiene que haber voluntad de organización, voluntad de hacer realmente una democracia participativa.

Lo peor del triunfo de Macri es que se vuelve a instalar la ‘no política’. Se vuelve a perder la idea de que la política es la herramienta de transformación. Eso es muy problemático.