Martes 26 de mayo de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 25.16.2016

Continúa la política del Pro de borrar el pasado

María Eugenia Vidal, en sintonía con Carolina Stanley, ordena borrar el mural que pintó hace un año el artista platense Pablo Motta en la fachada de la Biblioteca Central de la provincia de Buenos Aires. “Me llamaron para avisarme cuando ya lo habían tapado” confirmó el muralista.

Tal como ha informado Política&Medios cuando la ministra de Desarrollo indicó que se blanquera el mural de la artista plástica Angeles Crovetto, en esta oportunidad la decisión le tocó al artista platense que hace un año fue convocado por las autoridades de la Biblioteca de la provincia para que pintara un mural relacionado a la lectura.

Vidal, a través de sus funcionarios, solicitó borrar el mural de Pablo Motta para que el frente sea intervenido por el artista chaqueño Milo Lockett, desconociendo el valor de una obra de arte realizada y el sentido del fomento de la cultura local, ya que el mural se pintó en la cuidad de La Plata por un artista platense, docente de la facultad de Bellas Artes de la UNLP.

La decisión de borrar la obra que pintó el artista en enero de 2015 fue tomada por las autoridades de la Dirección de Promoción Literaria y Bibliotecas de Gobierno bonaerense para ser reemplazado por uno de Locket como lo está haciendo en distintos edificios públicos de la capital provincial.

En el mismo sentido en el que se manifestó Angeles Crovetto cuando fue entrevistada por P&M, Pablo Motta expresó que consideró que “no está bien tapar por tapar”

El artista, oriundo de localidad de City Bell, explicó que el mural se encontraba en buen estado y que recién anteanoche las autoridades le avisaron que iban a reemplazar la obra. “Yo entiendo que con el cambio de gestión quieran renovar formas y colores, pero andar tapando murales porque sí no me parece que esté bien. Esto excede a la bandería política”, enfatizó.

“Me llamaron recién anteanoche para decirme lo que iban a hacer, pero por más que me opusiera no podía hacer nada porque ya lo habían tapado. Me dijeron que esto no era algo en contra mía ni de los artistas”, agregó Motta.

En tanto, desde la Secretaria de Cultura de la provincia de Buenos Aires señalaron que la obra que realizó Lockett es “una donación” del artista, “no cobró un peso e incluso puso las pinturas que se utilizaron para el mural”.