Jueves 05 de diciembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 17.16.2016

La gestión de María Eugenia Vidal entrega alimentos vencidos y comidos por roedores a comedores de la provincia

La denuncia la realizó la secretaría de Desarrollo Social de la municipalidad de Moreno, luego de recibir, de parte del gobierno de la provincia de Buenos Aires, alimentos en mal estado destinados a la provisión de los comedores y merenderos del distrito.

El intendente Walter Festa ordenó decomisar la mercadería y apartarla para que no lleguen a ningún merendero los budines y demás alimentos que según los estudios bromatológicos que se realizaron se “encuentran en mal estado y no aptos para el consumo humano”. El intendente ordenó la medida cuando los funcionarios locales le informaron de la situación.

En diálogo con P&M, Adriana Palacio subsecretaria de desarrollo social de Moreno, contó que a principios de mayo y luego de reiterados pedidos, “la mercadería llegó al área de desarrollo social de Moreno, pero en cantidades ínfimas en comparación con la solicitada al ministro de Desarrollo Social provincial, Santiago Lopez Medrano y en evidente mal estado de conservación”.

“En total enviaron 500 budines añejados, porque habían quedado a la intemperie, para 82 merenderos, cuyas cajas y los budines estaban comidas por roedores y con evidentes muestras de excremento/orina de los mismos. De los 2000 kilos de leche nuevas tuvieron que descartar varios kilos porque tenían excrementos de palomas y plumas”, aseveró Palacio.

“De diciembre a marzo no hemos logrado una sola ayuda ni de Nación ni de provincia, lo único que nos mandaron fueron 500 budines para 82 merenderos, copas de leche y comedores”, contó la funcionaria local. “En la última tormenta grande, donde sufrimos voladuras de techos, ruturas de casas, hasta un árbol se cayó y destruyó 10 casas y no nos enviaron nada, hay un retiro total del Estado”, contó a P&M Adriana Palacio.

Luego de varias gestiones, el intendente Walter Festa y la secretaria de Desarrollo Social local, Inés Iglesias habían logrado una reunión con el ministro de Desarrollo Social de la provincia, quien se había comprometido a brindar la ayuda social necesaria para que los comedores comunitarios atendiesen las demandas de las familias, luego de que le expresaran la difícil situación que están viviendo los trabajadores ocupados y desocupados en los barrios humildes del distrito.

“La crisis nos golpeó tanto que cuando asumimos en Moreno había 46 merenderos censados. Hoy llegamos a 82 y nos envían al municipio 500 budines en mal estado y 2000 cajas de leche con caca de paloma”, informó la subsecretaria de desarrollo local.

El ejecutivo local tomó cartas en el asunto, no sólo decomisaron la mercadería y la analizaron sino que se labraron las actas administrativas correspondientes y el secretario de gobierno de la municipalidad de Moreno está realizando las actuaciones correspondientes para realizar la denuncia ante las autoridades provinciales.