Lunes 21 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
EDUCACION | 2.16.2016

“¿Qué es esto de universidades por todos lados?”

¿Qué es esto de universidades por todos lados? Basta de esta locura" había dicho Mauricio Macri en una visita a la UBA. Hoy la principal universidad del país pone en duda la apertura del segundo cuatrimestre. Tarifazos, inflación y un presupuesto acotado ponen en jaque a la educación pública.

Durante la gestión kirchnerista, se crearon 15 nuevas universidades, y muchos pudieron acceder a este derecho, siendo una gran cantidad de los estudiantes, la primera generación de universitarios de su familia. Pero en solo cuatro meses de gobierno macrista, las universidades públicas están en jaque. Este martes el presidente se reúne Rectores del Sistema Universitario.

Recientemente autoridades de la UBA, señalaron que, sin aumentos en el presupuesto, la principal universidad de nuestro país, llega sólo a agosto. Es decir, que si la situación sigue así, está en duda la apertura del segundo cuatrimestre.

Si bien el dinero que cuenta la UBA es igual a la del año pasado, la situación económica cambió por completo y los tarifazos están golpeando fuerte; en la institución porteña los aumentos de luz son de un 327%, agua 249% y de gas 143%.

El caso de la Universidad Nacional de La Plata es similar. Desde la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, señalan que de luz pasaron de pagar de 20 mil a 70 mil pesos. En tanto, desde Ingeniería alertan que la boleta de este servicio es de 250 mil pesos, lo que representa un aumento del 400%. En Económicas, la suba fue de un 278 %.

Ante esta situación, diferentes facultades señalaron que está en duda la continuidad de los horarios nocturnos, dado que es el momento en que es más luz se consume. A estas bandas horarias, concurren en su mayoría estudiantes que durante el día tienen que trabajar.

A esto se le suma, la falta de respuestas a los docentes universitarios quien vienen realizando paros, movilizaciones y clases abiertas, en reclamo de un aumento salarial, así como también del “ahogo presupuestario; desmantelamiento de programas educativos en los distintos niveles; recorte de becas; y desproporcionales aumentos de tarifas de los servicios públicos elementales para el normal funcionamiento de las universidades, como la luz; entre otras medidas” según señalan desde la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU).