Martes 21 de mayo de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 26.16.2016

A pesar de la emergencia en seguridad guardiacárcel murió de hantavirus en la Unidad 47 Servicio Penitenciario

El cabo primero Emilio Perera, guardiacárcel del Servicio Penitenciario Bonaerensese (SPB) se contagió hace 15 días en la Unidad 47 de San Isidro y falleció en las últimas horas tras permanecer internado en estado grave.

El joven Perera se contagió hantavirus mientas trabajaba en la Unidad 47 del Servicio Penitenciario de San Isidro. Esta Unidad está ubicada en el mismo predio que ocupan las Unidades 46 y 48 de San Martín, sobre el Camino del Buen Ayre y Debenedetti, en la localidad de José León Suárez, aunque pertenece al Departamento Judicial de San Isidro.

Es un establecimiento con régimen cerrado, de modalidad Atenuada para Procesados y Moderada para Penados en el que alojan a hombres y mujeres.

La muerte de Perera provocó el malestar entre los compañeros de SPB y algunos medios hablan de acuartelamiento.

Emergencia en Seguridad.

A fines de enero, la gobernadora María Eugenia Vidal y el Ministro Cristian Ritondo declararon la emergencia en seguridad. La norma fue publicada en el Boletín Oficial y bajo el número 14806 se declaró la emergencia en Seguridad y el el Servicio Penitenciario Bonaerense.

Según consta en el texto, se permite acelerar partidas de compra y contrataciones directas, designar personal en forma directa, incorporar personal retirado.

El Servicio Penitenciario Bonaerense estuvo duramente cuestionado tras la fuga de Victor Shillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanattia de la Unidad N° 30, ubicada en el Partido de General Alvear, a pocos días de asumir la mandataria del Pro.

Luego de declarar la emergencia los funcionarios bonaerenses anunciaron un plan de acción en el que recuperarían y refaccionarían las 52 cárceles y las 3 alcaldías y pondrían en valor la carrera formativa de los agentes del servicio.

A pesar de la emergencia y de que pasaron 100 días de gestión, las cárceles de SPB continúan en mal estado, los internos en condiciones de hacinamiento y los trabajadores no tienen las mínimas condiciones laborales.