Domingo 17 de noviembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
EDITORIAL | 18.15.2015

Niembro S.A

Expulsión de Fox, doble renuncia del comentarista deportivo y escándalo en las filas del PRO, fueron las consecuencias de la investigación periodística que puso al desnudo la "política de favores" de Mauricio Macri en CABA.

Contra las cuerdas en boxeo, off side en el fútbol y cinco faltas en básquet es como puede resumirse la delicada situación de Fernando Niembro, el defensor del status quo, operador social y maltratador de compañeros al aire. El blindaje mediático no pudo sostenerlo más.

Era imposible que tanta maldad se codease con la política. Con la política concebida como herramienta de tranformación social al servicio de una América Latina que más que nunca consolida la unidad de las patrias chicas y moldea un proyecto a largo plazo. Así, la corrupción o los modelos que propicien su práctica, quedan en ridículo frente a la sociedad. La seriedad se les cae en un segundo. La careta al suelo deja ver ahora lo que realmente son: piezas oxidadas de un engranaje que tiene sus bases en organismos y empresas internacionales que pretenden sojuzgar a los pueblos con la idea falsa de "cambio".

Porque para Niembro la corrupción es algo que se puede practicar desde la impunidad, desde lo cotidiano, como tomar mate en la plaza. La realidad ya lo había golpeado hace tiempo, cuando saltó a la luz un caso similar en su gestión menemista.

Así, al no soportar la condena social, el acoso mediático, la situación judicial comenzó a incrementarse con el correr de los días. El periodista le confió su decisión primero a María Eugenia Vidal y luego a Gabriela Michetti. Ahora la mesa chica del PRO aguarda los rebotes de la denuncia por los contratos celebrados entre La Usina Producciones SRL., la empresa que hasta el año pasado integraba el periodista, y el gobierno porteño.

Ahora Niembro está imputado por la fiscalía criminal y correccional federal 7. Esta incriminación se basa en la denuncia formulada esta semana por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) que indica que “se habría beneficiado económicamente e ilegalmente a Fernando Niembro y a Atilio Alberto Meza”, durante el periodo comprendido entre el 2012 y 2015.

Todo un problema para las filas del PRO que no logra afianzar su estrategia como oposición y convertirse en fuerza nacional. Así, con estos ejemplos de líderes de maquillaje barato, se pone difícil la cosa.