Jueves 13 de agosto de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 5.15.2015

Para Morales, las declaraciones de Lagos reconocen que Chile tiene "una deuda" con Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, destacó hoy declaraciones del ex mandatario chileno Ricardo Lagos, que de alguna manera asume que Santiago tiene “una deuda” con La Paz por la salida al mar, y anunció que la semana próxima se reunirá en Bruselas con el equipo de especialistas que defienden la postura de su país en la Corte de La Haya.

"La única forma de darle una salida con soberanía, como pide Bolivia, es pegada a Perú", dijo Lagos al diario ABC de Paraguay, donde estuvo el fin de semana como parte de la campaña para neutralizar la demanda marítima de La Paz.

Morales juzgó que las palabras de Lagos constituyen la admisión de una “deuda”. “Puede ser por la frontera con Perú o por donde sea, pero saben que tienen una deuda, reconocen que tienen una deuda con Bolivia", dijo Morales desde el trópico de Cochabamba.

Bolivia perdió 120 mil kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa tras la guerra del Pacífico (1879-1883) contra Chile, en la que también participó Perú.

Para Lagos, si Chile le ofrece una eventual salida con soberanía a Bolivia hay que pedirle permiso a Perú y esa oferta solo toma forma en el "límite de la Concordia", a través de un corredor de 10 kilómetros de ancho, entre el territorio boliviano y la costa chilena, al extremo norte de Arica.

"Perú dijo que no", afirmó Lagos y comentó que cuando fue jefe del Estado chileno pidió, por separado, a los ex mandatarios bolivianos Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa que hablarán primero con Lima.

"Alguien ha dicho que hay un candado puesto para la resolución del problema de Bolivia, pero que la llave no la tiene Chile. La tiene Perú y es verdad", remarcó.

Lagos asistió en enero de 2006 al acto de asunción de Morales en La Paz, en un clima de confianza y, en retribución al gesto, el mandatario boliviano asistió semanas después a la ceremonia de investidura de Michelle Bachelet.

Fuente utilizada: TÉLAM