Viernes 05 de junio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
MEDIOS | 6.20.2020

Nahir Galarza lleva nueve días de huelga de hambre exigiendo que le permitan visitas en plena pandemia

La condenada a perpetua por asesinar a Fernando Pastorizzo encabezó la protesta para exigir que autoricen las visitas de sus familiares a la cárcel. Bajó 9 kilos y sus padres dicen que sufre "mareos y debilidad".

Desde hace 9 días, Nahir Galarza lidera una huelga de hambre en la Unidad Penal 6 de Mujeres de Paraná para reclamar que vuelvan las visitas. Su padres manifestaron su preocupación por la salud de la condenada a perpetua por asesinar a  Fernando Pastorizzo, ya que "bajó 9 kilos", sólo ingiere agua y sufre mareos y debilidad.

Galarza, junto a otras reclusas, comenzó con la protesta el pasado lunes 27 de abril tras conocerse la postergación de las visitas en ese penal, al igual que en todas las cárceles del país, para evitar el riesgo de transmisión del COVID-19. En ese sentido, exigen que se autorice la visita de un familiar por detenida, con uso de barbijo y tomándole la temperatura antes de ingresar.

Sus padres, Marcelo Galarza y Yamina Kroh, manifestaron sentirse preocupados por la salud de su hija, a quien no ven desde hace 54 días. Seún dijeron, Nahir sólo ingiere agua y rechaza los alimentos, como medida de reclamo. Esto, claro está, comenzó a repercutir en su cuerpo: bajó casi 9 kilos, indicaron sus familiares.

“Nadie se ocupó de ella, nadie fue a verla. Ni de los organismos de derechos humanos. Es una discriminación, como si lo que pide fuera un capricho y no un derecho e hicieran la diferencia con ella”, dijeron sus padres, que consideran que la vida de Nahir está "en riesgo".

Aseguraron que el único contacto que tienen es por teléfono, en que la notaron "muy débil".  “Más allá de que la asiste un médico, lo que sentimos es que nadie se ha preocupado por lo humano. Siempre fue así en la provincia de Entre Ríos. Hace dos meses que no nos vemos. Ella lleva dos años procesada sin condena firme. No puede estar más de ese tiempo detenida sin sentencia firme", agregaron en una entrevista a Infobae.

El crimen de Pastorizzo (20) ocurrió entre las 5.10 y 5.15 del viernes 29 de diciembre de 2017, cuando el joven fue encontrado en una calle de Gualeguaychú con un tiro en la espalda y otro en el pecho, junto a su moto y dos cascos tirados en el suelo.

Al declarar como testigo, Nahir dijo que había visto a su ex novio la noche anterior al crimen, aunque ante la sumatoria de indicios en su contra quedó detenida y en una segunda declaración, reconoció que lo había matado pero de manera "accidental".