Sábado 06 de junio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 27.20.2020

Alberto Fernández y Sebastián Piñera dialogaron luego de las tensiones recientes

Tras los dichos del mandatario argentino en videoconferencia con el grupo puebla, que no cayeron nada bien del otro lado de la cordillera, ambos presidentes mantuvieron una conversación telefónica.

Ambos presidentes mantuvieron este mediodía una conversación telefónica durante 45 minutos donde dialogaron acerca del avance de la pandemia en ambos países, luego de las rispideces entre gobiernos originadas tras el apoyo de Alberto Fernández a la oposición chilena el pasado viernes, en conferencia con el Grupo Puebla.

Durante los diálogos, se trató el impacto de la proliferación del COVID-19 en la región, y se acordó la necesidad de generar una agenda de trabajo conjunto en la prevención del virus. También formaron parte de los diálogos el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el secretario General de la Presidencia de la Nación, Julio Vitobello.

“Más allá de cualquier diferencia, tenemos que unirnos en estos difíciles momentos que atravesamos por la pandemia”, convinieron, resaltando la relación personal que mantienen. Según dejaron trascender, ambos coincidieron en que la situación “dio vuelta la economía de todos” y que enfrentamos “los mismos adversarios: la pandemia y la recesión”.

Algunos de los temas en los que se enfocarán las acciones conjuntas responden a cuestiones de interés común, como el tránsito de personas y cargas por las fronteras con todas las acciones de prevención sanitaria. En este sentido, se avanzará en un sistema logístico de aduanas integradas.

El comunicado del presidente argentino acerca del diálogo con su par chileno.

Con el fin de dinamizar estas iniciativas, ambos presidentes anunciaron que pondrán a ambas cancillerías a trabajar en los días siguientes.

Piñera pidió por mantener “nuestra buena relación, que es fundamental” y envió “un saludo para todos los argentinos hacia el final de la conversación. Fernández, por su parte, le replicó: “Espero verte pronto y estrechar en un abrazo a todos los chilenos”.

El pasado viernes, el presidente argentino había llamado a la oposición chilena a “zanjar diferencias para recuperar el poder a favor de los chilenos”. Esta declaración no pasó inadvertida en la clase dirigente del país trasandino, que respondió aseverando que “no es bueno que un presidente se involucre en la política interna de otro país”.