Sábado 06 de junio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
DD.HH. | 22.20.2020

"Señores jueces, nunca más": a 35 años del histórico juicio a las Juntas Militares

Desde el 22 de abril de 1985, se escucharon los testimonios de los sobrevivientes y familiares de las víctimas de la dictadura. Miembros de las Juntas que aplicaron el terrorismo de Estado fueron sentados en el banquillo de los acusados, mientras la democracia intentaba consolidarse.

La sociedad argentina asistía hace 35 años a un proceso judicial inédito en la historia del mundo, en el cual los integrantes de las Juntas Militares que aplicaron el terrorismo de Estado entre 1976 y 1983 fueron sentados en el banquillo de los acusados, en el contexto de una democracia que intentaba consolidarse en medio de amenazas golpistas y crisis económica.

A partir del 22 de abril 1985 y hasta diciembre de ese año, los jueces Jorge Torlasco, Ricardo Gil LavedraLeón Carlos ArslaniánJorge Valerga AráozGuillermo Ledesma y Andrés J. D’Alessio, integrantes de la Cámara Nacional de Apelaciones, escucharon los testimonios de los sobrevivientes y familiares de las víctimas del plan sistemático que se desarrolló en Argentina, en el marco de un debate oral y público denominado como el Juicio a las Juntas.

A poco de asumir, el presidente Raúl Alfonsín ordenó mediante la sanción del decreto 158 el procesamiento de las tres primeras juntas militares que gobernaron el país a partir del golpe del 24 de marzo de 1976.

 

 

En principio, el Consejo Superior de las Fuerzas Armadas abrió una investigación que no produjo ningún resultado y, en consecuencia, a mediados de 1984, la Cámara Federal tomó la causa y procesó al general Jorge Rafael Videla, al almirante Emilio Eduardo Massera y al brigadier Orlando Ramón Agosti, quienes conformaron la primera junta militar.

También resultaron acusados Roberto Eduardo ViolaArmando Lambruschini Omar Domingo Rubens Graffigna, de la segunda; y Leopoldo Fortunato Galtieri, Jorge Isaac Anaya y Basilio Lami Dozo, responsables de la tercera.

La sentencia se emitió el 9 de diciembre e incluyó las condenas de Videla y Massera, a prisión perpetua, Viola recibió 17 años, Lambruschini ocho y Agosti cuatro, en tanto que el resto de los acusados quedaron absueltos.