Sábado 06 de junio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 20.20.2020

Con sus "preocupaciones" el macrismo aplica cada vez más la política del haz lo que yo digo y no lo que yo hago

El estilo de Juntos por el Cambio desde que se convirtió en oposición es criticar con formas sutiles. Repiten diariamente lo que denominan en sus comunicados con el nombre de "preocupación", un subterfugio que deviene de la vergüenza que tienen de utilizar verbos que expresen con elocuencia lo que verdaderamente hacen: criticar.

 

Por Daniel Carabajal para PYM

La gestión de Mauricio Macri a nivel nacional, y de María Eugenia Vidal a nivel provincial,  quedarán en la historia argentina entre las peores. La semana pasada, para colmo, se conoció que la ex gobernadora dejó 24 ambulancias oxidándose luego de pagarlas y agregarlas al patrimonio público bonaerense.

Tanta impericia e incapacidad para ejercer la gestión hirió de muerte la credibilidad de los dirigentes macristas,  que en tiempos de coronavirus alzan sus voces para criticar a diestra y siniesrta, pero expresando su "preocupación" por cualquier tema que puedan usar con el fin de socavar el nivel de popularidad del oficialismo. 

Este lunes, las preocupaciones de JxC llegaron hasta el ridículo. En un comunicado manifestaron "preocupación por las condiciones sanitarias del Hospital Gutiérrez de La Plata". 

Como si la administración cambiemita no hubiese degradado el Ministerio de Salud al nivel de secretaría, y como si no hubiesen puesto a todo el sistema público al borde del colapso. Incluso lograron iluminar algo tan oscuro y decadente como la gestión sanitaria de Daniel "Pichichi" Scioli en los años de la ola naranja. Que no es poco. 

En ese juego de criticar con disimulo y evitar reproches, los senadores platenses Florencia Barcia y Juan Pablo Allan presentaron en la Cámara Alta provincial un pedido de informes solicitando al Director del Hospital Ricardo Gutiérrez  y al Ministro de Salud bonaerense Alejandro Federico Collia  "que aclaren las noticias trascendidas sobre posibles contagios de COVID 19 en dicha institución sanitaria".
 
Vale aclarar: Barcia fue Defensora del Pueblo de La Plata en una de las más absurdas gestiones que se hayan realizado al frente de un organismo de esa naturaleza, con políticas rayanas con lo risueño, al punto de generar acciones como, por ejemplo, charlas sobre educación sexual y seguridad vial. Nunca se procupó por ninguna salita sanitaria de la capital bonaerense. Pero ahora se procupa por casi todo. 

“En los Hospitales públicos bonaerenses se debe contar con la mayor desinfección y prevención, adoptándose las medidas de higiene necesarias que nos den seguridad, tanto a los profesionales que trabajan allí, como a los ciudadanos que acudimos por problemas de salud”, aconsejó la senadora macrista, en una clase magistral que el sanitarismo del mundo entero no desaprovechará. 

Juan Pablo Allan, hombre del norte del distrito platense vinculado por muchos a empresas contructoras que pavimentaron  miles de calles con capitas de asfalto finas como papel celofán, pidió que se aclare "con cuántas camas  cuenta el hospital, cuántas de ellas están preparadas para la atención en Terapia Intensiva, la cantidad de respiradores, equipamientos e insumos esenciales con lo que se cuenta, como así también, cuántos profesionales especializados afectados al tratamiento de los caso de COVID 19 hay en el Hospital provincial Dr. Ricardo Gutiérrez".
 
PolíticaYmedios dialogó con profesionales de la salud que se desepneñan en ese centro de salud, y también con autoridades que día a día ponen el hombro en ese lugar. Ninguno de los legisladores los llamó por la consulta, aseguraron. Pero largaron su libelo encubierto dejando entrever problemas sanitarios que aparentemente les quitan el sueño. Esta estrategia abre un interrogante: ¿qué pasará luego de la cuarentena y la cruzada nacional anti coronavirus con estos dirigentes de abnegada voluntad antiperonista y gran desparpajo verbal? ¿Ganará otra vez el olvido,  o los bonaerenses pondrán sobre la mesa los aciertos y los errores de cada sector? ¿La utopía que anuncia un posible fin de grieta es tan sólo eso, una uotopía?