Sábado 28 de marzo de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 17.20.2020

Indignación en La Plata: vecinos del intendente Julio Garro tuvieron que pagar de su bolsillo el arreglo de calles

Se trata de la comunidad de Las Banderitas, un barrio de City Bell ubicado a pocas cuadras de la zona de countries donde vive el Intendente. Debieron comprar escombro y pagar las máquinas debido al creciente mal estado de los caminos.

La insólita iniciativa fue tomada por las personas que viven en el barrio y, principalmente en los días de lluvia, vienen teniendo grandes dificultades para acceder o salir de la zona. Las Banderitas se encuentra alejado del área más urbanizada de la localidad de la periferia platense, y el estado de las calles dejaba aislados a los vecinos últimamente.

Lo indignante de la situación no es tanto que un barrio suburbano no reciba el apoyo de las autoridades municipales (en todo caso es moneda corriente), sino que este barrio se encuentra a pocas cuadras de donde vive el propio Intendente, Julio Garro. Una zona de altos recursos económicos donde se emplazan countries y barrios privados, entre los cuales se encuentra el Grand Bell (donde el jefe comunal tiene su domicilio).

A pesar de la cercanía con los pagos del jefe comunal, los vecinos de la barriada debieron organizarse para solucionar su conflictiva situación de infraestructura urbana. Fernando Arévalo, uno de los que se encargó de la gestión de estas labores, declaró en diálogo con info360.net que “los vecinos están arreglando la (calle) 178, pagaron el escombro y las máquinas para que lo desparramen”.


Imágenes del reacondicionamiento de las calles. Gentileza: info360.net.

Respecto a las áreas donde se enfocaron los trabajos de restauración de las calles, indicó: “Estamos mejorando la calle 178 desde 449 hasta 455, y pensamos seguir hasta 467. Además, si podemos también vamos a recomponer la calle 449 desde 178 hasta 160”. Según sus cálculos, en el área viven unas “120 familias con un promedio de 4 o 5 personas por cada una”.

Por otro lado, Arévalo también se refirió a la complicada relación de la comunidad con las autoridades del distrito: “De parte del Municipio nunca tuvimos una respuesta”, aseguró. “Por eso les pedimos que difundan la situación. Que la gente sepa que las calles están hechas pelota y que de la única forma que podemos salir del barrio es arreglándolas nosotros”, sentenció.

En zona norte, las quejas y el malestar por el estado de las calles no culminan en las áreas más periféricas. Muchas de las zonas asfaltadas de Villa Elisa, City Bell y Gonnet también se encuentran plagadas de pozos de todos los tamaños y profundidades que complican el tránsito y provocan daños en los vehículos de los vecinos.